Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Café Estrella

Un cálido hasta luego para Cesária

PANAMÁ. Las reacciones de artistas y el público que admiraba a Cesária Evora, se hicieron sentir, en todo el mundo. Tras su deceso el pa...

PANAMÁ. Las reacciones de artistas y el público que admiraba a Cesária Evora, se hicieron sentir, en todo el mundo. Tras su deceso el pasado sábado, el Gobierno caboverdiano decretó dos días de luto, por lo que las banderas ondean a media asta en las nueve islas de este archipiélago, situado en el Océano Atlántico.

Al lamentar el fallecimiento de la cantante,el presidente de Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, manifestó que Cesaria, de 70 años de edad, era uno de los mayores referentes de la cultura de la nación.

‘Todo el mundo está llorando la partida de la Diva de los Pies Descalzos, el país pierde a una de sus principales voces’, dijo a la prensa local el ministro de Cultura caboverdiano, Mario Lucio Sousa.

‘Ella tenía un alma que nos representaba a todos. Era una especie de ángel de la guarda de toda la gente’, destacó.

El destacado músico caboverdiano Tito Paris expresó que la música de la cantora no muere y será escuchada siempre.

SUS RITMOS

Cise,como era conocida por los amigos, comenzó a cantar y a hacer actuaciones los domingos en la plaza principal de su ciudad, acompañada por su hermano Lela, al saxofón. Mas su vida está intrínsecamente ligada al barrio de Lombo, en las inmediaciones del cuartel del ejército portugués, donde cantó con compositores como Gregório Gonçalves.

A los 16 años, Cesária comenzó a cantar en bares y hoteles y, con la ayuda de algunos músicos locales, ganó mayor notoriedad en Cabo Verde, siendo proclamada la ‘Reina de la Morna’.

El llamado blues de Cesária Évora en general habla de la larga y amarga historia de aislamiento del país y del comercio de esclavos, así como de la emigración ya que se dice que el número de cabo-verdianos que vive en el exterior es mayor que la población total del país.

La voz afinada de Cesária Évora, acompañada de instrumentos que dan un toque melancólico, resalta lo emocional en su música, y los oyentes que no entienden su lengua consiguen percibir las emociones en sus canciones.

En el 2004 ganó el premio Grammy al Mejor álbum contemporáneo de world music por Voz d’amor.

En 2007 el presidente de Francia Jacques Chiracv le otorga la medalla de la legión de honor.

Uno de los actos más emotivos en su recuerdo tuvo lugar ayer antes de comenzar el partido Oporto -Marítimo, en el que el tradicional minuto de silencio previo al encuentro no fue tal y sonó por los altavoces del estadio ‘Sodade’, uno de los temas más conocidos de la artista.

Las televisiones lusas divulgaron hoy imágenes en las que se pudo ver al defensa del Oporto Rolando, de origen caboverdiano, cantando este mismo tema visiblemente emocionado, convertida en poco menos que un himno en su país.

Jefes de Estado, primeros ministros y numerosos representantes del mundo de la cultura hicieron ayer públicas sus condolencias por la muerte de la cantante

ÚLTIMOS DÍAS

Cesária, quien salía al escenario descalza para denunciar la pobreza en su país, murió en el Hospital Baptista de Souza en la isla de San Vicente, donde estaba internada, como consecuencia de insuficiencia respiratoria y edema pulmonar, según fuentes médicas.

De joven, afirmaba que sus problemas de salud se debían al abuso de las ‘batatinhas’, las papas fritas a la portuguesa, cuyo consumo le fue prohibido por su colesterol elevado.

‘Ya he parado con eso, pero pienso que debería volver a comer algunas para ver si es eso que realmente me fragiliza’, ironizaba la diva, quien había conseguido vencer una fuerte adicción al alcohol, pero que nunca dejó de fumar intensamente.

Después de anunciar su despedida de los escenarios, Évora retornó a su pueblo natal, Mindelo, que nunca más abandonó. Antes de un viaje a París para exámenes médicos, cuando un periodista le preguntó si pensaba retornar a Cabo Verde, Évora respondió con sorpresa: ‘Es evidente que sí. ¿Dónde quiere usted que yo viva?’