Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Café Estrella

Noche de sábado con Elton John

PANAMÁ. ‘¿Y cómo se llama esa canción?’. El fanático de la fila de atrás —un cuarentón ventrudo y de lentes— baja los brazos que mantení...

PANAMÁ. ‘¿Y cómo se llama esa canción?’. El fanático de la fila de atrás —un cuarentón ventrudo y de lentes— baja los brazos que mantenía alzados hace unos segundos para realizar con las manos un gesto que denota ignorancia. Tal parece que la pregunta le aguó la fiesta. Y es que para haber disfrutado del concierto que el cantante británico Elton John ofreció el sábado pasado no era menester poseer un amplio conocimiento de la discografía de este ícono del pop, que por más de dos horas entretuvo a neófitos y conocedores.

‘¿Ya tiene boletos para ver a Elton John?’, era la pregunta que me reiteraban los revendedores de entradas mientras caminaba por los estacionamientos del Centro de Convenciones Figali. En el interior la escultural vocalista panameña Ingrid de Ycaza seducía a un público bastante heterogéneo, compuesto de familias y parejas más jóvenes.

El show de la telonera también fue apreciado por algunas figuras de la política nacional, entre ellos el aspirante presidencial Juan Carlos Navarro y el encargado de la cartera de obras públicas, Federico Suárez, quien encargaba un ronda de tragos con cranberry en uno de los puestos de venta de licor que tradicionalmente se habilitan en el interior de la sala del Figali cada vez que alberga un concierto con una figura del extranjero.

OTRA TECLA MÁS...

Son pasadas las 9:00 p.m. Un piano de cola negra flota en medio de unas luces purpurinas... una minúscula figura vestida de traje negro con escarchas entona la letra de ‘Hold Me Closer, Tiny Dancer’, canción que se remonta a los años setentas, y que fue popularizada nuevamente a principios de la década pasada gracias a su inclusión en la banda sonora de la película ‘Almost Famous’, del director Cameron Crowe.

Sir Elton John continúo su repaso de clásicos con ‘Rocket Man’. Para el pianista el público era otra tecla más, una que accionaba no con las manos pero si con un gesto de su cabeza, el cual desataba gritos y aplausos.

LOS CHICOS DE LA GUERRA FRÍA

Mientras el recital sigue su curso, varios fanáticos sacan sus blackberrys para grabar o para tomarse fotos con el músico de fondo. En las zonas VIPs los meseros pasan ofreciendo cervezas y tragos. Un arranque sabatino cualquiera, amenizado por éxitos como ‘I Guess That’s Why They Call It The Blues’, ‘Mona Lisas And Mad Hatters’ (que también se puede escuchar en ‘Almost famous’) y ‘Nikita’. Este último tema es un himno de finales de la Guerra Fría, y fue recibida con entusiasmo por los más veteranos de la audiencia. No tanto así por los más pequeños, a los que, ya pasadas las diez de la noche, se le veía dormitar sobre las rodillas de sus madres que recordaban épocas de menos responsabilidades.

‘Don’t Let The Sun Go down On Me’ marcó el comienzo de la recta final de una velada memorable, pese a que la habilidad del intérprete británico en el piano no pudo ser apreciada en toda su magnitud debido a una acústica deficiente de la sala. ‘Versace, Versace’, grita alguien de la audiencia, recordando al desaparecido pianista Gary Versace -quien en vida fuera amigo de Elton John-, durante la interpretación de ‘Sorry Seems To Be The Hardest Word’.

‘Candle In The Wind’, canción que fue escrita originalmente en honor a Marilyn Monroe y con la que después se le rindió tributo a la Princesa Diana, hizo al público sacar sus encendedores. El recital concluiría poco después de la interpretación de ‘ ¿Can You Feel The Love Tonight?’, escrita para la película animada ‘El rey León’. A las 11:15 p.m. las luces del Centro de Convenciones Figali se encendieron y los asistente comenzaron el lento retorno a sus vehículos. Y la realidad de un país en crisis...