Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Café Estrella

La emperatriz del cine

EEUU. Tras un récord de 17 nominaciones y dos Oscar, Meryl Streep ganó su tercera estatuilla el domingo con su hiperrealista retrato de ...

EEUU. Tras un récord de 17 nominaciones y dos Oscar, Meryl Streep ganó su tercera estatuilla el domingo con su hiperrealista retrato de la primera ministra británica Margaret Thatcher en La Dama de Hierro, que la confirma como una de las principales actrices de su generación.

La venerada actriz, de una sobriedad inédita en Hollywood, celosa de su vida privada y archiconocida por sus interpretaciones dramáticas, venció en la gala del domingo a Glenn Close, Viola Davis, Rooney Mara y Michelle Williams.

‘Entiendo que no voy a estar otra vez sobre este escenario (...) Veo mi vida ante mis ojos, realmente es un gran honor, pero lo que más cuenta para mí es la amistad’, dijo, emocionada pero con una apacible compostura.

‘Gracias por esta carrera inexplicablemente maravillosa’, agregó, mientras recibía la ovación de pie de muchos de sus colegas.

Streep logró, con un peinado inconfundible, un brillante pintalabios y una voz de maestra de escuela, encarnar a una Thatcher casi tan auténtica como la original.

La película, dirigida por la británica Phyllida Lloyd, se estrenó cuando la ex premier padece a sus 86 años de demencia senil y no es ya más que una sombra de lo que fue.

Streep ha reconocido que sabía muy poco de las políticas de Thatcher antes de aceptar el papel, pero afirmó que el filme trata más del coste de sus decisiones políticas sobre el ser humano.

Con su candidatura número 17 la preciada estatuilla, Streep superó su propio récord como la actriz más nominada de la historia de los Oscar, seguida de lejos por Katharine Hepburn y Jack Nicholson, cada uno con 12 candidaturas.

La actriz de 62 años, conocida por las nuevas generaciones por el musical Mamma mia!, El diablo viste de Prada y la comedia romántica It’s Complicated, ganó el Oscar dos veces, por Kramer versus Kramer en 1980 y por Sophie’s Choice ("La decisión de Sofía") en 1983.

Aunque su nombre es una institución en la industria cinematográfica y es prácticamente la única actriz con agenda llena como protagonista más allá de los 40 años -toda una proeza en el cine estadounidense-, su honorarios siguen siendo modestos en comparación con estrellas como Angelina Jolie o Nicole Kidman. Ha cobrado un máximo de ocho millones de dólares por una actuación, muy por debajo de los 20 millones que llegó a facturar Julia Roberts.Y el dinero que obtuvo por "The Iron Lady" -cuyo monto se desconoce- fue donado en su totalidad: "Le di mi sueldo al Museo Nacional de Historia de las Mujeres, que estamos tratando de construir en Washington, porque, sabes, hay que luchar por algo", dijo en una reciente entrevista televisiva.

Margaret Thatcher es "la primera ministra que ha estado al mando durante más tiempo en el siglo XX, íy además preparaba la cena!", se maravilló la actriz. "Quiero decir, todas las mujeres trabajadoras pueden entender lo increíble que es eso".Streep forma parte de esos actores que se pueden comprometer tanto con su personaje que hasta aprenden a tocar el violín en unas pocas semanas, como lo hizo en 1999 para el papel de la violinista Roberta Guaspari en Music of the Heart, que le valió otra postulación al hombrecito dorado.También es conocida por su increíble habilidad para imitar cualquier tipo de acento y representar personajes de la vida real, como en el caso que le dio esta vez su tercer Oscar.