24 de Feb de 2020

Café Estrella

Problemas a largo plazo

PANAMÁ. Aunque esta forma de practicar el placer es una alternativa dentro de la relación de pareja todavía hay quienes la repudian. El ...

PANAMÁ. Aunque esta forma de practicar el placer es una alternativa dentro de la relación de pareja todavía hay quienes la repudian. El sexo anal está catalogado, aun en pleno sigo XXI como una práctica contra natura por la iglesia católica e importantes sectores conservadores que crean opinión pública. Sin embargo, muchos lo siguen practicando sin saber si es seguro o si trae complicaciones futuras.

GINECÓLOGOS Y SEXÓLOGOS HABLAN SOBRE LAS MEDIDAS

Se sabe que esta es una zona erógena muy importante y también muy delicada del cuerpo. ‘Como es un esfínter que no está demasiado acostumbrado a la flexibilidad es importante ser muy cuidadosos durante la penetración’, detalló la ginecóloga Rosario Cervantes.

El ano, al igual que la vagina, tiene terminaciones nerviosas sensibles y que pueden generar una gran dosis de placer o dolor si no se usa una técnica apropiada.

‘Muchas mujeres aceptan la penetración anal como una forma de mostrarse dispuestas para su pareja y son penetradas sin ningún tipo de preparación física, lo que trae altos grados de dolor por la resistencia que se genera e insatisfacción por las reacciones de la pareja y la situación en si misma’, declaró la ginecóloga.

Cervantes señala que esta forma de hacer el sexo al convertirse en una práctica común y frecuente acarrea consecuencias sobre el músculo. Además el acto continúo y sin técnica apropiada lleva a que el ano se dilate de manera permanente y no vuelve a su posición original, lo que trae problemas a algunas mujeres, presentando infecciones por heridas, dolor constante por desgarres musculares, problemas en la evacuación o llegar con el tiempo a perder el control de esfínteres porque el músculo no logra reacomodarse, entonces deben usar pañales de manera constante, todo por falta de precaución y manejos apropiados en esta forma de cópula sexual.

El psicólogo y sexólogo Eliecer P. Rivera argumenta que el sexo para ser placentero siempre tiene que ser elegido. El recto no está diseñado para la práctica del sexo y no puede soportar repentinos encuentros sexuales sin sufrir daños. Aunque los dos componentes de la pareja gocen, el coito es un acontecimiento especial que requiere un buen grado de conocimiento de la pareja.

‘En términos psicológicos, al no usarse una técnica apropiada, la mujer no logra el orgasmo y crea grandes niveles de insatisfacción que con el tiempo la llevan a la irritabilidad o el desinterés en las relaciones sexuales’, explicó Rivera.

RECOMIENDAN

Recuerde que si va a practicar el sexo anal debe utilizar vaselina, cremas o gel lubricante que no irrite el ano, esto le permitirá relajar la zona y dilatar el recto.

Nunca penetre a su pareja contra su voluntad. En ocasiones hay resistencias o negativas a hacerlo por el dolor, preceptos morales o religiosos o porque no resulta placentero. El sexo anal puede ser una alternativa que produzca grandes satisfacciones eróticas y sexuales mas los médicos aconsejan incluirlo como una variante que implique todos los niveles de cuidado para no generar consecuencias adicionales.

Rivera recomienda practicar el sexo con higiene, eso evitará que se contagie de enfermedades de transmisión sexual. ‘Ninguna práctica sexual es segura sino usan las medidas adecuadas’, apuntó.