01 de Oct de 2022

Café Estrella

Tocado de plumas desata pasiones

VIENA. Cargado de mitos y leyendas, el ‘Penacho de Moctezuma’, un tocado de plumas de quetzal que pudo haber sido usado por el emperador...

VIENA. Cargado de mitos y leyendas, el ‘Penacho de Moctezuma’, un tocado de plumas de quetzal que pudo haber sido usado por el emperador azteca Moctezuma II, continúa desatando pasiones tanto en Austria, donde esta semana volvió a ser expuesto en Viena tras una larga restauración, como en México. Algunos afirman que el penacho imperial fue traído a Europa por el conquistador español Hernán Cortés a principios del siglo XVI, mientras que otros estiman que pertenecía a un importante sacerdote azteca.

México, que desea recuperar el objeto, y Viena, que estima que es muy frágil para transportarlo, se disputan desde hace años el penacho. ‘No cuestionamos la propiedad o la posesión. Pero si fuimos capaces de trabajar juntos para restaurar o estudiar el penacho, deberíamos poder hallar una solución para enviarlo a México’, explicó a la AFP Alfonso de María y Campos, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

Para los expertos, el penacho es uno de los pocos ejemplares del arte de la pluma de las civilizaciones precolombinas. Se lo menciona por primera vez en una colección del archiduque Fernando II de Tirol en 1596. A pesar de su antigüedad (más de 500 años), el penacho conservó sus colores: verde, azul, rojo y marrón. Unas 450 plumas verdes de quetzal fueron necesarias para constituir el objeto, de un metro y medio.