Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Café Estrella

Con 11 años de edad comienza proceso para cambio de sexo

Ahora, con el inicio del curso escolar en Canadá, Wren acudirá a la escuela, por primera vez, convertido en un chico. Sus profesores y c...

Ahora, con el inicio del curso escolar en Canadá, Wren acudirá a la escuela, por primera vez, convertido en un chico. Sus profesores y compañeros de clase conocen el cambio y son conscientes de la transformación.

Wren supo desde muy joven que era diferente, ‘es como si estuvieras atrapado en el cuerpo de otra persona’, explica al Daily Mail. Desde pequeño, el joven disfrutaba disfrazándose como sus héroes de dibujos animados, llevaba el pelo corto, con solo 3 años, preguntaba cuando iba a ser un niño. A sus padres, en cambio, les costó más tiempo asumir que su hija era diferente. Con nueve años, Wren, les dijo que no podía ser feliz siendo una chica, y decidieron apoyarle. Todo esto ocurrió cuando la hermana menor de Wren, Avy, le dijo un día a su madre: ‘¿Sabes, mamá? Wrenna es un niño y me pidió que te lo dijera’, narra la madre del joven.

Ante esta situación, la madre del hoy varón se acercó a él y le dijo: ‘Te amo sin importar si eres un niño o niña y ahora lo logro entender. Ya veremos cómo te podemos ayudar y pasaremos por esto juntos, como familia’. Los padres de Wren acudieron al Instituto de Minorías Sexuales de la Universidad de Alberta donde está recibiendo inyecciones para retrasar la pubertad hasta los 16 años, cuando decidirá si quiere recibir el tratamiento con hormonas masculinas. Hasta los 18 años no podrá someterse a una operación de cambio de sexo.

Wren usará los baños de varones en su colegio y recibirá el mismo trato que sus demás compañeros. Ya en su colegio los directivos y profesores, así como los compañeros de salón del muchacho han tomado los correctivos necesarios. Al cuestionarle si no teme al ‘bulling’ por parte de algunos de sus compañeros que no puedan comprender su decisión, Wrenna, hoy Wrenn, responde decidido: ‘Si no eres tú mismo todo se torna un poco triste y depresivo. En verdad estoy feliz de que lo he hecho público’, concluye el infante.