Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Café Estrella

La etapa loca de Michael Douglas

CALIFORNIA. Con el paso de los años y la reputación ganada por su carrera cinematográfica, Michael Douglas ya no tiene reparos en echar ...

CALIFORNIA. Con el paso de los años y la reputación ganada por su carrera cinematográfica, Michael Douglas ya no tiene reparos en echar la vista atrás y compartir algunos secretos inconfesables de su etapa estudiantil en la Universidad de California (Santa Bárbara, Estados Unidos), en la que dejó a un lado los libros para dedicar la mayor parte de su tiempo a consumir drogas y a estar rodeado de atractivas mujeres.

‘No estudiaba nada y tomaba muchas drogas. Fue un momento mágico para mí porque vivía en una especie de comuna, en una casita de madera que alquilábamos entre tres. Nos bañábamos desnudos, fumábamos mucha hierba y estábamos colocados todo el tiempo. Además íbamos a festivales y bebíamos mucho vino. Fueron unos años maravillosos y llenos de locura’, confesó la estrella de cine a la revista GQ.

No sería hasta su tercer año en el campus cuando Michael Douglas comenzó a estudiar teatro, una afición que le hizo fantasear con la posibilidad de convertirse algún día en una estrella de Hollywood. Sin embargo, este deseo se desvaneció por completo tras una primera actuación que resultó desastrosa a ojos de su legendario padre, Kirk Douglas, quien no veía con buenos ojos que su hijo siguiera sus pasos en el mundo de la interpretación.

‘Entonces no tenía ningún deseo de convertirme en actor. Era terrible y además sufría pánico escénico. Mi padre vino a ver mi primera obra de teatro, ‘Mucho ruido y pocas nueces’, y cuando terminé me dijo: ‘Hijo, ¡has estado espantoso!’. Yo sabía perfectamente que después de verme se quedó completamente aliviado porque así no tendría que preocuparse por mi futuro como actor’, confesó.

Tiempo después, Michael Douglas desarrolló una respetada carrera actoral con filmes como Wall Street (que le valió su primer Óscar como actor y el segundo en su carrera), Atracción fatal, Bajos instintos y La Guerra de los Roses entre muchas otras. Su primer Óscar fue como productor de la pélicula protaginzada por Jack Nicholson, Atrapado sin salida.