Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Café Estrella

‘Soy un manojo de inseguridades’

LONDRES. Penélope Cruzsiempre se ha destacado por su carácter esquivo ante la prensa y por su escaso interés en relatar los entresijos d...

LONDRES. Penélope Cruzsiempre se ha destacado por su carácter esquivo ante la prensa y por su escaso interés en relatar los entresijos de su ajetreada vida ante la opinión pública, pero lejos de deberse a una extrema timidez o a su deseo de proteger su vida privada, la estrella de cine asegura que trata de mantenerse al margen de este tipo de conversaciones públicas para no revelar sus profundos miedos e inseguridades. De esta forma, la intérprete madrileña intenta proyectar serenidad y confianza en sí misma para que la gente solo se dedique a hablar de su faceta profesional.

‘Estoy atemorizada ante buena parte del mundo que me rodea, aunque me he entrenado desde joven para ocultar todos mis miedos bajo una máscara de fortaleza. Pero lo cierto es que soy un manojo de inseguridades y siempre lo he sido. No voy a aprovechar este momento para contar todas aquellas manías y obsesiones que tengo, porque algunas son bastante surrealistas y no quiero quedar como una perturbada’, aseguró en una entrevista con el diario británico The Daily Telegraph.

Las palabras de la oscarizada actriz contrastan precisamente con la tranquilidad que irradiaba durante la reciente presentación de su última película en Londres, ‘El consejero’, un evento en el que no solo se pudo ver a Penélope y a Javier Bardem de nuevo juntos ante las cámaras —ambos son dos de los grandes protagonistas del filme—, sino en el que también se pudo certificar que la artista ha recuperado por completo la figura tras dar a luz a su hija Luna el pasado verano. No obstante, la disciplina y el orden que parecen caracterizar su vida profesional y personal se basan precisamente en el efecto que producen sus propios miedos en su conducta diaria, unas inquietudes de las que la española trata de escapar para mantener la cordura.

‘La verdad es que debería ser más curiosa ante lo que me rodea y tratar de correr riesgos de vez en cuando, ya que la vida está llena de bifurcaciones y de opciones múltiples. Puedo ir por un camino o por otro, pero siempre me voy a acabar preguntando qué hubiera sido de mí si me hubiera decantado por la otra vía. Pero al mismo tiempo me da miedo explorar la parte más oscura de mí, y no quiero seguir alimentando al monstruo. Prefiero no explorar ese camino y aferrarme a lo que tengo’, reflexionó.