Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Café Estrella

Curvas sin consecuencias

PANAMÁ. Has notado que al momento de tener relaciones sexuales tu pareja tiene una desviación del pene durante la erección en la que su ...

PANAMÁ. Has notado que al momento de tener relaciones sexuales tu pareja tiene una desviación del pene durante la erección en la que su miembro se dobla, con un una curvatura mayor de 40º y en ocasiones apuntaba hacia el techo. ¿Qué es esto? Esta condición se llama enfermedad del Peyronie, se le conoce también como pene torcido, pene curvo o pene ladeado, una afección tabú en la mayoría de los varones, ya que quienes lo padecen difícilmente lo aceptan.

Según un estudio publicado en la revista The Urologic Clinics of North America, se trata de un trastorno que afecta a uno de cada diez hombres mayores de 40 años.

La enfermedad que toma el nombre del cirujano Francés François de la Peyronie, quien la describió por primera vez en 1743, no tiene una causa conocida, según indica el doctor en sexología Guillermo Rolla Pimentel. El especialista señala que uno de los factores que pudiera estar presente es el del orden circulatorio y de la musculatura del músculo cavernoso del pene.

¿SU PADECIMIENTO AFECTA LA ACTIVIDAD SEXUAL?

Rolla Pimentel dice que el pene tiene una curvatura normal y cuando es exagerada produce algunas dificultades, pero generalmente no produce, ni dolor, ni impedimento durante la actividad sexual.

‘Puede dificultar las relaciones si existe dolor, que no suele ser intenso. Pero no tiene porqué afectar el disfrute de una actividad sexual tanto en el hombre como en la mujer. Si esto suele pasar es solo por razones psicológicas en el cabalero’, comenta el experto. ‘ Esta afección es un aspecto casi intrascendente en la actividad sexual de los hombres, hay mucho otros factores [más relevantes] que este, que es poco común y que casi no tiene importancia’, puntualiza.

El médico general Raúl González coincide con Rolla Pimentel y explica que la enfermedad del Peyronie no reduce el rendimiento del hombre en la cama, lo que sí puede provocar es una baja autoestima hacia el hombre que la padece. ‘No es cierto que este síndrome imposibilita la penetración, pero no por eso debe ser desatendida’, manifiesta González.

El médico comenta al respecto que los tratamientos médicos alivian el dolor, mejoran la incurvación y detienen la progresión de la enfermedad. Sin embargo, indica que casi siempre la cirugía es la mejor opción, y esta debe ser realizada por un urólogo.

Si tiene el pene curvo, es importante que hable con su pareja abiertamente al respecto, para que juntos puedan enfrentar la enfermedad y seguir disfrutando de la intimidad.