Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Ciencia

Astronautas pisan la Tierra en medio del confinamiento global

Jessica Meir, Andrew Morgan y Oleg Skripochka aterrizaron en Kazajistán el pasado viernes luego de estar 9 meses en la Estación Espacial Internacional

Astronautas
El trío de astronautas a bordo de la cápsula Soyuz MS-15 en viaje a la Tierra.EFE

Ul trío de astronautas de la NASA (dos estadounidenses y un ruso) regresaron el pasado viernes desde la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) a la Tierra, tras 9 meses en el espacio. Pero la Tierra que encontraron era diferente a la que conocieron el pasado septiembre: el coronavirus ha tomado la batuta en casi todo el mundo, hay millones de personas contagiadas y miles más encerradas en sus casas.

Para los astronautas Jessica Meir, Andrew Morgan (EEUU) y Oleg Skripochka (Rusia), cuando sus cápsulas aterrizaron en la ciudad de Dzhezkazgan (Kazajistán) entraron en la realidad del COVID-19, siendo rodeados por agentes cubiertos con mascarillas y guantes, que les ayudaron a salir de sus cápsulas. Morgan despegó 3 meses antes que sus compañeros en la que sería su primer misión espacial, sin una pista de lo que se desataría en Wuhan meses después.

Los medios no pudieron obtener imágenes o videos del descenso de los astronautas como en ocasiones anteriores, "debido a limitaciones técnicas asociadas con la situación epidemiológica", según explicó la agencia espacial rusa, Roscosmos. La agencia saludó al trío desde su cuenta de Twitter: "¡El aterrizaje fue un éxito! ¡Bienvenidos a casa!".

Al momento de recibir al trío, autoridades rusas confirmaron que el equipo asignado para ayudar a la tripulación había estado bajo observación médica durante un mes, incluidas las pruebas de coronavirus y el contacto del equipo se redujo a un mínimo de personal esencial, como recopiló el medio The Guardian. De igual manera, el recibimiento no fue lo único complicado para la tripulación, ya que el transporte de estos para sus respectivos países sufrió modificaciones por el cierre del aeropuerto asignado, Karaganda.

De esta manera se asignó el uso de un avión desde el cosmódromo de Baikonur —utilizado habitualmente para los lanzamientos hacia la ISS—, que llevaría a Skriposhka a Rusia a bordo. Por su parte, Meir y Morgan regresaron a Estados Unidos a bordo de un avión desde la ciudad de Kyzylorda, tras un viaje de 300 kilómetros en coche, comunicó El Mundo.

"Es un poco difícil para nosotros sentir que realmente estamos regresando a un planeta diferente", dijo Meir en una entrevista televisiva llevada a cabo cuando todavía estaba a bordo de la EEI, citado por The Guardian. "Realmente éramos los únicos tres humanos que no estaban sujetos a eso en este momento. Miles de millones de humanos estaban lidiando con esto de una forma u otra y nosotros tres no", agregó Meir.

Meir afirmó durante la entrevista que sería "difícil renunciar a los abrazos familiares" al regresar a su país, ahora azotado por el virus. "Creo que me sentiré más aislada en la Tierra que aquí", reflexionó la astronauta, sin embargo, se mostró dispuesta a adoptar las medidas de confinamiento que se llevan a cabo en Estados Unidos y el resto de países afectados.

Jessica Meir
Jessica Meir siendo auxiliada por el equipo de recibimiento en Kazajistán.EFE

Pese a que la cuarentena es obligatoria en la mayoría de naciones, no será un reto para la tripulación luego de pasar meses en un confinamiento aún más estricto en el espacio. Meir expresó a The Guardian recomendaciones para sobrevivir a la cuarentena en la Tierra, así como en el espacio: "Los mejores consejos son asegurar el ejercicio diario, mantener un horario regular, tratar a los que lo rodean con amabilidad y asegurarse de divertirse".

La tripulación fue reemplazada por los astronautas Chris Cassidy (EEUU) y los rusos Anatoli Ivanishin e Ivan Vagner, que fueron enviados a la EEI el pasado jueves. Sin embargo, por medidas de seguridad sanitaria, debieron estar dos semanas en cuarentena antes de subir a las cápsulas. Por los próximos seis meses, Cassidy, Ivanishin y Vagner estarán en la Estación Espacial Internacional, cumpliendo una misión que se traduce en otra clase de confinamiento. Cassidy expresó al medio inglés parte de su alivio al partir de la Tierra en momentos de incertidumbre.

"[Es como] dónde estabas cuando le dispararon a JFK, dónde estabas cuando aterrizamos en la luna y dónde estabas cuando sucedió el coronavirus, y ahora tendré mi propia historia interesante que contar en los próximos años", dijo Cassidy a la agencia Associated Press (AP).

Mientras, en la Ciudad Estrella, en Rusia —el complejo a las afueras de Moscú que sirve como sala de control y centro de entrenamiento para vuelos espaciales— se hallan más de 30 casos de contagio positivo de coronavirus entre los empleados, según dijo el director de la agencia Roscosmos a The Guardian.