Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Cine

Godzilla, el rey del ‘MonsterVerse'

El monstruoso antihéroe es un ícono de la cultura pop japonesa y aunque su popularidad ha ido en decrecimiento para los asiáticos de las nuevas generaciones, encontró mejor nicho entre los occidentales que ampliaron la franquicia

Hablar de Godzilla es cosa seria. No se trata de recordar a los personajes del dibujo animado de los estudios Hanna-Barbera que tenía como gracioso sobrino a la mascota Godzooky, ni mucho menos la criticada aventura de Roland Emmerich que mezclaba a una iguana que recibía las consecuencias de pruebas atómicas en la polinesia francesa y aterrorizaba Nueva York con música de Sean Combs y el guitarrista líder de Led Zepellin, Jimmy Page.

El universo de Gojira posee aún el récord Guinness por ser la franquicia que más películas ha producido desde 1954 cuando los estudios japoneses Toho recrearon la historia de un temible y enorme dinosaurio mutante, que genera caos y salva a Japón y al mundo entero, basado primordialmente en una metáfora para describir los efectos del ataque nuclear sufrido en la Segunda Guerra Mundial.

Lo cierto es que este monstruoso antihéroe sigue siendo un ícono de la cultura pop japonesa al que le rinden pleitesía, a pesar de que su popularidad ha ido en decrecimiento para los asiáticos de las nuevas generaciones; sin embargo, encontró mejor nicho entre los occidentales que pudieron ampliar la franquicia con cuatro películas en lo que denominaron el ‘monsterverse' para una nueva generación.

Una deidad del Kaiju

El cine japonés de ciencia ficción y fantasía le abrió paso a un subgénero que denominaron kaiju, que se traduce en bestia extraña gigantesca, y con el estreno de películas en la postguerra, dieron rienda suelta a un verdadero desfile de extrañas criaturas como Angirius, que fue el segundo gran monstruo de los estudios Toho, que hizo su debut en 1955 con la segunda parte de Godzilla; Mothra o Mosura, que inició en el cine hacia 1961 en las llamadas Tokusatsu, descritas como aquellas cintas o series de tv que tenían efectos especiales recargados y algo exagerados para la época.

También existieron el famoso Rodan, la enorme tortuga voladora Gamera que fue la estrella de aquella película llamada Daikaiju Gamera, de 1965 y por supuesto el rey Ghidorah, el gigantesco y temible monstruo de tres cabezas que se peleaba con Godzilla.

De Gojira a Godzilla

Ishiro Honda no solo creó un monstruo, sino un fenómeno cultural que se apoderó de los mitos japoneses por recrear el temor más grande luego del ataque nuclear al pueblo nipón. En 1954, su filme Gojira estaba concebido para ser un espectáculo de efectos especiales para adolescentes y adultos, cuyos efectos especiales estaban a cargo de Eiji Tsuburaya.

El resultado en taquilla fue grandioso. Solo en Japón vendió más de 9.6 millones de entradas al cine y el boca a boca se extendió por otros países asiáticos hasta llegar a los Estados Unidos, cuando se le denominó: Godzilla, el dios de los monstruos.

En aquel tiempo, el filme tuvo un presupuesto de 175 mil dólares y como datos curiosos, durante su filmación utilizaron a un actor disfrazado del temible Kaiju, que caminaba sobre estructuras en miniatura para darle el toque de destrucción masiva que requería el relato y los efectos de sonido en los gritos de Gojira provenían en realidad de chirridos de puertas en el estudio de grabación.

Es más, independientemente de las películas, aún se discute el origen real del personaje, aunque siempre se le vincula con los efectos radioactivos de un gozdillasaurio que logró sobrevivir en una pequeña isla y fue alterado por las pruebas atómicas.

Lo maravilloso del personaje ha sido el hecho de haber superado la prueba del tiempo. Se han hecho más de 32 películas y las últimas cuatro entregas han sido en colaboración con estudios de Hollywood, siendo la peor evaluada, un experimento que el director de Independence Day, Roland Emmerich, trató de ajustar, pensando en la gran audiencia global, pero alejándose de la historia original y caricaturizando los entretelones dramáticos detrás de la enorme bestia, y en ese filme, se toma la Gran Manzana.

Entre todas las películas, los guionistas tratan de resaltar sus superpoderes, que abarcan desde el famoso rayo espiral que veíamos en las series de televisión, el aliento atómico, sus poderes atómicos, su velocidad, gran resistencia, el estilo de vida anfibio, su inteligencia y por supuesto, los coletazos que destruían todo a su paso.

El universo de Godzilla tiene las etapas de la serie Showa, donde se destacan por ejemplo: El rey de los monstrous, Godzilla contra Ghidorah, el dragón de tres cabezas y Godzilla y Superman se citan en Tokio; mientras que la serie Heisei contenía aquella que hicieron en 1984 titulada El retorno de Godzilla, Godzilla vs. Mechagodzilla 2 y Godzilla vs. SpaceGodzilla. Asimismo, existe la serie Godzilla Milenium cuya Godzilla: Tokyo S.O.S. es recordada por sus fans y definitivamente el serial que inició con Godzilla, del director Gareth Edwards, con Aaron Taylor-Johnson, Bryan Cranston, Ken Watanabe y Juliette Binoche.

El estreno de esta semana, Godzilla: King of the Monsters, es precisamente la secuela de aquella que realizaron en el año 2014 y, en esta ocasión, la agencia criptozoológica Monarch da rienda a su universo de monstruos donde chocan con Godzilla, Mothra, Rodan y el rey Ghidorah.

King Kong contra Godzilla (1962)

Godzilla contra MegaGodzilla (1974)

Godzilla 2000: Millenium (2000)

Godzilla x Mothra x Mechagodzilla: Tokyo S.O.S. (2003)

Godzilla (2014)