Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Cine

‘Madrid, Interior’, el primer largometraje que relata el confinamiento

El director español Juan Cavestany rodó y produjo el documental de 80 minutos desde el 24 de marzo al 24 de abril durante "la peor temporada del coronavirus en Madrid"

Juan Cavestany
Autorretrato de Cavestany durante la cinta.Cedida

Mientras algunas personas se dedican a aprender un nuevo talento o dedicarse enteramente al hogar y la familia, en España el cineasta Juan Cavestany (53 años, Madrid) escribió, rodó, produjo y creó el primer largometraje durante la pandemia del coronavirus: Madrid, Interior. Se grabó desde el 24 de marzo hasta el 24 de abril —una "temporada difícil" del coronavirus en la capital española, como explicó Cavestany al diario El País—. El director, guinoista y productor volcó su largometraje al estilo cine ‘guerrillero’, que se ha vuelto tendencia en España.

Cavestany ya tiene experiencia en este estilo, llevando a cabo cintas como Dispongo de barcos (2010), El señor (2012) o Esa sensación (2016). "No sé lo que he hecho porque ha sido tan rápido que no he tenido tiempo ni de verlo bien. Creo que es un ejercicio urgente, intenso y muy personal de documentar emocionalmente lo que ha sido el confinamiento en Madrid en estas últimas semanas", explicó Cavestany al sitio web Audiovisual 541. La cinta, que empieza con una cita del poeta Dylan Thomas —"No entres dócilmente en esta noche quieta"—, contó con la colaboración de un centenar de personas que rodaron alrededor de 80 minutos retratando pequeñas escenas del estado de ánimo de cada uno durante el confinamiento.

¿Cómo empezó la idea de este proyecto? A través de mensajes entre Cavestany y Luis Bermejo: "Nos empezamos a grabar en vídeo, y a pasarnos imágenes de momentos banales, como durmiendo en el sofá o cepillándonos los dientes, en esos primeros días de confinamiento", señaló Cavestany, "le pedí a otras personas que también nos enviaran sus grabaciones en momentos de intimidad, pero no se trataba de generar secuencias, ni hacer comedia, ni contar con una escritura previa; sencillamente, que se mostraran en casa su espera en silencio".

La cinta, que por poco casi se llamó 'Gente en Sitio', cuenta con amigos, familiares, conocidos e incluso celebridades europeas, de las cuales Cavestany prefirió no revelar nombres: "supone una gran sorpresa que quiero que el público disfrute". Algunos nombres que aparecen en la nómina son: Antonio de la Torre, Malenia Alterio, Pepón Nieto, José Coronado, Manuel Bartual, Coque Malla, Javier Cámara, Alberto San Juan, María Pujalte o Anna R. Costa, entre otros.

En vez de estrenar la película en un sitio especializado o en Youtube, Cavestany recurrió al periódico El País para transmitir el vistazo al producto final, el cual se puede ver en el sitio web del diario a partir de este viernes. Madrid, Interior es una muestra de Cavestany y su talento al mostrar a través de escenas 'banales' las emociones que se cocinan por dentro de las personas que aparecen, así como del ambiente en el que se encuentran. 

El cine vive y trasciende por mostrar lo que sentimos, pensamos o podamos llegar a imaginar, lo cual se presenta en la obra de Cavestany. "En la película hay muchos niños, pijamas, silencios, dudas, conversaciones sobre el día a día, gente contando que ya ha pasado la covid-19, música...Es un documental no sobre el coronavirus, sino sobre la vivencia íntima del confinamiento que evidentemente se transforma en una película con momentos dramáticos, cómicos, sobre todo tocados por la introspección, la espera, el miedo a veces. Hay más música y silencio que diálogo, y eso ha acrecentado la poética", comentó Cavestany al diario español.

Y aunque la cinta se titula como Madrid, las escenas que se muestran provienen de casas, apartamentos y distintos hogares alrededor de Londres, Barcelona, Nueva York, Sevilla o Valencia. No fue un proyecto hecho para lucrar, ni como una de sus tantas otras obras resonantes: "Solo quiero que se vea", dijo el director.

"Mostrar por primera vez la película en El País me hace mucha ilusión y tiene sentido porque tiene una clara vocación de documental de un momento que ya se está desvaneciendo. Ojalá después de este estreno volante pueda ver bien la película y terminarla del todo", aseguró Cavestany al diario.