Temas Especiales

26 de May de 2020

Cultura

Regresa el escriba del pueblo

Panamá“Nos manda una mala banda”, ¿quién podría decir esto musicalmente con tanto desparpajo como Pedrito Altamiranda? Su manera de comp...

Panamá“Nos manda una mala banda”, ¿quién podría decir esto musicalmente con tanto desparpajo como Pedrito Altamiranda? Su manera de componer es conocida de todos, porque sus canciones acaban en la boca de todo el mundo. Él es el trovador social, que aparece cada vez que es necesario articular una crítica contra algún sector de la comunidad. Pedrito trae un nuevo disco debajo del brazo, “Tres millones”, en el que reparte su coscorrón a cada cual. Los temas que están en la palestra allí se encuentran reflejados. Ya ha presentado este trabajo musical en “Debate Libre”, programa de Omega Stereo y en otras emisoras. Pedrito sentencia con severidad cuando se trata de los gobernantes: “Tenemos que partir del hecho de que este es un gobierno corrupto, todos los presidentes son corruptos”. Consecuencia: ningún problema del país se resuelve.

La culpa, tal parece, la tenemos nosotros mismos, pues Pedrito nos llama “tres millones de pendejos, manda‘os por 10 mil morones”: un censo bastante deprimente.

A los dirigentes del transporte, a los que llaman “dráculas”, les toca su latigazo de ortiga por tener al país como lo tienen con la crisis actual. “Todo esto es producto de una dictadura que le quitó la dignidad al pueblo panameño”.

A los políticos, por lo tanto, no les podía ir mejor. Las primarias del PRD con sus dimes y diretes son objeto de su aguda flecha: “con eso están demostrando aún más de lo que son”. Los políticos le parecen incoherentes, incapaces de hilvanar sus ideas. “Es lo más triste, hablan pendejadas”. Pedrito no votará en mayo próximo.

Pero el cantante quisiera poner también algunos escudos. Por ejemplo, le duele que si se privatiza ATLAPA, las críticas van a llover sobre Rubén Blades, ministro de Turismo y colega que no tiene nada qué ver con los intereses dentro de este negocio.

Pedrito es un irreverente, que se burla de la cursilería de la gente, que se mete con la religión ("Las beatas" es uno de los temas de este disco). Un iconoclasta que no cree en símbolos patrios, ni en patria, si tiene que criticarla.

Un cuentacuentos, que con espíritu de observación narra lo que sucede a diario en las esferas política, social y económica. Pero... ¿no cree en nada? Bueno, pues sí. Pedrito dice creer en el valor del hombre, en los valores humanos individuales y así pensará hasta que patee el balde