Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

Rompiendo la crisálida

PANAMÁ. A sus 17 años, Margarita Henríquez tiene muchas razones para sentirse satisfecha. Haber nacido en la cuna del folklore naciona...

PANAMÁ. A sus 17 años, Margarita Henríquez tiene muchas razones para sentirse satisfecha. Haber nacido en la cuna del folklore nacional, la Villa de Los Santos, despertó desde muy niña su arraigo por la música.

Nacida de un hogar de músicos, su abuelo y su padre, de reconocida trayectoria, ayudaron a la nueva ídolo de la música latina a dar sus primeros pasos dentro del mundo del espectáculo.

Así la proyección de Margarita en el escenario de Latin American Idol no es casualidad,es resultado de su experiencia. Misma que la acercaba al sueño de convertirse en el fenómeno musical más relevante de las últimas semanas en Latinoamerica.

Durante su preparación en Argentina, Margarita demostró una evolución progresiva y cautivante que se notó en sus presentaciones, elogiadas por el jurado, a lo largo de cuatro difíciles meses de entrenamiento y capacitación. Para ella no hubo sino elogios que ratificaron su decisión de triunfar y hacerse un nombre en la industria.

“La mayor sorpresa del concurso”, “Tú sabes cantar y entretener”, “El desarrollo es evidente, ¡bien hecho!” y “Te has hecho mujer en el escenario” fueron algunas de las frases con las que calificaron a la nueva promesa de la música en el continente. A parte de su maduración vocal y su dicción, Margarita logró una imagen más fresca y renovada. Su vestuario, peinados y maquillaje destacaron una figura esculpida poco a poco, como preámbulo a la que se convertiría en la revelación juvenil del momento.

Para lograrlo, Margarita fue sometida a un régimen de dietas que destacaron su atractivo juvenil. Su color de cabello cambió, un tono más oscuro acompañó el vestuario y a solo cinco meses, alcanzó a ser, como diría la modelo Ana Pérez, la más fashion de las aspirantes al premio Latin American Idol. La santeña, llega mañana. Los reconocimientos y halagos por parte de autoridades y particulares abundan. Pero Margarita recién rompe la crisálida para batir sus alas en el panorama musical internacional.