25 de Feb de 2020

Cultura

“Tropic Thunder”:

Hasta en los inicios del cine el mismo Charles Chaplin con “The Great Dictator” (1940) satirizó magistralmente al fascismo y en especial...

Hasta en los inicios del cine el mismo Charles Chaplin con “The Great Dictator” (1940) satirizó magistralmente al fascismo y en especial a Adolfo Hitler en esa singular producción que expone el horror de la guerra y lo terrible que es para las personas estar sometidas bajo la figura de un dictador.

Ahora mirando en la actualidad, en ese extraño mundo que es Hollywood y su engranaje mega industrial del cine, el actor Ben Stiller ha demostrado con su película “Tropic Thunder”, un ejemplo versátil como guionista, director y actor, en una burla a los convencionalismos de ese mundo que lo rodea, generado en un ambiente de las películas bélicas.

¿Pero de quién se burla Stiller?. Pareciese que con este super montaje, que no tiene nada que envidiarle a un “Saving Private Ryan” (Spielberg – 1998) hasta de un “Apocalypse Now” (Coppola – 1979), intenta demostrar que con un gran presupuesto (92 millones de dólares), se puede hacer cualquier tonta, hueca y superflua película.

Stiller, que se ha tomado su tiempo para concebir sus proyectos, también obligado por el estrepitoso fracaso de algunos , como el caso de “The Cable Guy” (1996), se ha convertido de cierta forma en el líder que ha materializado los parámetros por los que fluye la nueva corriente de humor idiota, que algunos han metido en el ambiguo titulo "Nueva Comedia Americana"

Ahora para “Tropic Thunder” se ha valido de la colaboración, bastante acertada de figuras como Robert Downey Jr. y Jack Black, que se ven absolutamente geniales en sus estereotipados, histriónicos y alucinados personajes, además de Tom Cruise y Nick Nolte, y otra serie de actores reconocidos en interesantes “cameos”.

Así Stiller logra conseguir, con un muy buen patrocinio financiero, mas el aporte incondicional de sus colegas actores, y un guión inteligente (en el sentido estratégico) que se entrelaza con la burla incesante de sí mismo (y de toda la industria) el representar a una figura sobresaliente y famosa, una especia de alter-ego que se destaca en un género fílmico al que de seguro nunca llegará.

Pero con “Tropic Thunder” Stiller intenta ir más allá, al traspasar la frontera y presentar su película en un prestigioso festival de cine (San Sebastián), queriendo de algún modo bofetear directamente en la cara a quienes realizan un cine más agudo

Con todo esto, difícil saber que intentó Stiller con su magno proyecto, pero lo cierto es que es un trabajo de impacto fugaz, que no logró mantenerse en la primera posición y sigue cayendo en listas, pero que cumplió su objetivo al recuperar la gran inversión, que para la productora es lo más importante, y para la industria sigue siendo la prioridad.