Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Cultura

Diana Uribe, una testigo de su época

COLOMBIA. Asomada sobre la avenida 28 en el barrio La Soledad, la casa de Diana Uribe es de estilo tradicional pero está a dos cuadras ...

COLOMBIA. Asomada sobre la avenida 28 en el barrio La Soledad, la casa de Diana Uribe es de estilo tradicional pero está a dos cuadras de una estación de TrasMilenio y a 10 minutos en taxi hasta la ventanilla de migración del aeropuerto Eldorado.

Una vez dentro, los contrastes entre lo antiguo y lo contemporáneo se arremolinan alrededor de una mesa de centro con una reproducción de Miró. Asegura que toda la vida estuvo obsesionada por ser testigo de su tiempo, un interés que ha quedado plasmado en su programa de radio. Bien puede poner un disco que estaba de moda ese año o que, aunque no estuviera de moda, de todas maneras tenga un vínculo con lo que está diciendo. Es como si tuviera la vida contextualizada a través de la historia.

Si se estudia mucho la historia de lo que somos y hemos hecho los humanos como especie, se corre el inmenso riesgo de tornarse descreído, escéptico. Pero usted no oculta su optimismo, cierta fe en el género humano? ¿cómo explica eso? Primero, yo confío en lo impredecible de la historia. La gente puede tener todos los planes y las conspiraciones que quiera, pero la historia tiene otro guión. Nadie podía imaginar la caída del muro de Berlín cuatro meses antes, y el muro cayó. Quien hubiera dicho un año antes que la Unión Soviética estaba en un proceso de desintegración y que se iba a caer, nadie le hubiera creído. Cuando se producen los grandes cambios, las utopías, eso no se anuncia, eso estalla. Aparentemente cuando se ven realidades terriblemente oscurantistas, en esas realidades se están gestando cosas maravillosas. El género humano es capaz de redimirse, de reescribir la historia.