Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

Bajo las sábanas

E l sexo es un tema recurrente en los hombres pero, son pocos los que pueden hablar con naturalidad sobre sus limitaciones y su comporta...

E l sexo es un tema recurrente en los hombres pero, son pocos los que pueden hablar con naturalidad sobre sus limitaciones y su comportamiento sexual. Ellos hablan deportes, de mujeres, del mundo, pero no de su desempeño sexual. Tal vez esta dificultad se deba a la presión de que deben superarse a sí mismos cada vez.

Ego decidió meterse en las sábanas con ellos, no literalmente, sino mediante una encuesta informal para descubrir qué quieren y esperan de las mujeres, cómo son sus relaciones según su edad.

Lo primero que se revela es la frecuencia y el asunto de la calidad. Entre más jóvenes quieren más sexo, con la edad quieren buen sexo. De qué depende, de un punto en común, una buena comunicación con la pareja. Y aunque cada una de las etapas está marcada de nuevas y variadas experiencias, resulta interesante anotar cuanto comparten

MÁS RELACIONES

En esta etapa el hombre está ansioso por “estudiar y experimentar”, refirió un veinteañero. Cada mujer es la puerta a nuevas experiencias.

Dentro o fuera de una relación formal, las relaciones son muy frecuentes, los jóvenes tiene sexo hasta cinco veces por semana. Aunque, relativamente cortas, de 11 minutos, como el libro de Coelho. Pasar un buen momento es lo que importa, aunque sea bueno solo para ellos. Muy pocos consideran el sexo una manifestación de amor, sino una necesidad que cubrir por lo que tampoco son muy críticos con las chicas que piensan como ellos.

EQUILIBRIO

El hombre está buscando estabilidad por ello, usualmente tiene una pareja fija. Ahora afloran las mejores condiciones para la sexualidad, tienen experiencia y más claridad sobre lo que quieren, lo que se traduce en muy buen sexo. Los treinta es el climax, de los clímax. Los hombres disfrutan a plenitud de la experiencia adquirida y no les importa la edad de su pareja sexual. Bien puede ser una joven a la que inicien en estos caminos o una más madura que les aporte algún conocimiento. Aunque no gustan ser maestros y prefieren que ellas vengan con cierto conocimiento de su sexualidad y la de ellos. Les gusta disfrutar a la par de ellas, buscan un equilibrio e intercambio de placer bueno para los ambos.

BAJA LA REVOLUCIÓN

A partir de esta etapa empiezan a surgir los contratiempos con el sexo. Aunque, algunos afirman que es el momento más preciado para disfrutar de él, la naturaleza les juega en contra. Lo que no quiere decir que no tengan un buen desempeño, pero no con la frecuencia ni la potencia de antes. En todos no sucede igual. Pero no es un secreto que con el pasar de los años buscan tonificarse, teniendo a su favor la farmacología y algunos recursos del saber popular. Sin embargo, priva un buen sexo y una pareja estable sobre relaciones furtivas.

EL COMPAÑERISMO

Entre los 50 y 60 se incrementan los factores de disfunción eréctil lo que puede acarrear consecuencias nefastas sino existe comprensión por parte de la pareja. Amor y apoyo hacen una dupla efectiva para enfrentar esta realidad. Ninguno pierde el deseo sexual, pero se toman las cosas con más calma y el amor prevalece y supera los baches. Uno de los entrevistados admitió que a partir de este momento las relaciones íntimas son esporádicas, pero mucho más cargadas de experiencias y de amor.