Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

Barreras superadas

C ada año, las mujeres logran subir escaños con profesionalismo, tesón y estudio. Hoy son palpables, las muestras del avance progresivo ...

C ada año, las mujeres logran subir escaños con profesionalismo, tesón y estudio. Hoy son palpables, las muestras del avance progresivo de las mujeres en diversos campos de la ciencia, tecnología, política y deporte que enmarcan justamente el sentido de haber vencido las barreras que limitaban su crecimiento genuino en décadas pasadas.

En conmemoración al Día Internacional de la Mujer, presentamos tres representantes que con gallardía y coraje, encarnan a la mujer panameña comprometida con su rol personal y profesional.

Son ellas Luz María Noli, Magali Méndez y Carmen Julia Acevedo.

La empresaria.

Magali Méndez ha levantado uno de los más sólidos emporios en cuanto a revistas de circulación nacional se refiere. Diez años después de su primer ejemplar, Méndez es una de las empresarias más exitosa y reconocidas de la sociedad.

Este día tiene un significado especial, debido a que “es un merecido reconocimiento a todas las mujeres que han luchado por obtener y hacer valer sus propios derechos y los de sus semejantes”.

Alega que aunque en nuestra sociedad la mujer ha logrado alcanzar una posición importante, aún hace falta un largo camino por recorrer. Igualmente, cree en que hay que seguir luchando para lograr el respeto, valor y sobretodo, evitar el maltrato.

Considera que en esta sociedad, se debe sentir orgullo de contar con mujeres que han hecho grandes esfuerzos, durante varios periodos de la historia, para lograr la superación femenina en campos que antes estaban completamente vedados a las mujeres.

La Actriz

Carmen Julia Acevedo, quien obtuvo el galardón de actriz revelación del año en los Premios Escena 2008, confiesa que afortunadamente, no le ha tocado ser discriminada por ser mujer, más bien ha tenido la dicha de ser valorada, respetada y además muy reconocida.

Indudablemente, es consciente de que, en pleno siglo XXI, la discriminación contra las mujeres todavía existe y es nuestra responsabilidad continuar luchando con actitud, trabajo y en base a los logros alcanzados.