Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Cultura

Letras infantiles

PANAMÁ. Con el propósito de rescatar al niño del absorbente entorno tecnológico de hoy, que lo sumerge en la pasividad y lo aleja cada ...

PANAMÁ. Con el propósito de rescatar al niño del absorbente entorno tecnológico de hoy, que lo sumerge en la pasividad y lo aleja cada vez más de la creatividad y la fantasía, el Programa Internacional de Acercamiento a la Literatura Infantil (PIALI) fue creado en México en el año de 1985.

Esta iniciativa, creada por Martha Sastrias, se fue extendiendo por Latinoamérica hasta llegar a Panamá diez años después.

De acuerdo con Hena de Zachrisson, la coordinadora del PIALI a nivel local, los talleres que organiza esta institución tienen como finalidad “alentar la creatividad del niño en todo sentido”.

Estos talleres de “expresión escrita, plástica y verbal-escrita” tienen como propósito estimular la creatividad literaria por medio de una variedad de estrategias. A través de la plástica, se les motiva a ilustrar sus escritos, a inventar un dibujo de su imaginación e inventiva.

“Los monstruos son una buena forma de abordar este segmento. Hacen monstruos fabulosos y luego de hacerlos, los alentamos a describirlos y escribir un cuento sobre el mismo”, explica.

Para inculcarles el gusto por la lectura, se les pone a jugar con títeres siguiendo la historia de un guión específico. “Detrás del escenario con un títere, que es quien da la cara, los niños se desinhiben y dramatizan casi sin darse cuenta. Luego les es más fácil leer dramatizando o contar un cuento con sus palabras”, detalla.

Estos talleres son ofrecidos en escuelas como Belisario Porra, el Instituto Panamericano (IPA), The Oxford School, entre otras. Asimismo, se dictan en la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero. Los mismos se dan en horarios escolares.

Zachrisson no cree que la computadora ni los demás dispositivos de entretenimiento digital sean necesariamente lesivos si “los padres mantienen una relación estrecha con sus hijos, están al tanto de qué hacen en sus horas de ocio y controlan el tiempo que pasan conectados a la internet”. Para ella todo depende del uso que se le dé a esta herramienta informática.