28 de Sep de 2022

Cultura

Diversas prácticas

SEXO. El alma es prácticamente, el órgano sexual más importante y no el cerebro como lo proclama la sicología en Occidente. El placer ...

SEXO. El alma es prácticamente, el órgano sexual más importante y no el cerebro como lo proclama la sicología en Occidente. El placer sexual viene entonces desde adentro, y además no tiene la connotación de culpa con que se le asocia por estos lares. Pese a la penetración de las tradiciones orientales que se ha vivido en los últimos años, todavía resulta complicado explicarles a maridos reacios, como el de Ximena, que toda esa parafernalia de esencias y candelabros proviene de filosofías según las cuales la persona no se ve, gracias a la búsqueda de insondables zonas espirituales. Allí, el cuerpo se torna invisible pero no ausente, dejando al alma en libertad de alcanzar cimas de éxtasis sin límites. En Occidente, el sexo se reduce a lo físico y específicamente al coito. Al igual que en la agitada y competitiva vida práctica, al erotismo se le imponen prisas, medidas y otros requisitos apegados a lo terrenal. Aparte del objetivo de la reproducción, en últimas, el sexo en nuestra sociedad sigue siendo una función de la vida corpórea, encaminada a responder a un instinto animal. Los orientales, en cambio, concibieron el mundo a partir de la ley de los contrarios, según la cual los opuestos sin duda alguna se atraen a través de las energías que emanan de todos los seres vivos. ©PUBLICACIONES SEMANA