Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Cultura

Imperios ilegales

PANAMÁ. Cuando el autor napolitano Roberto Saviano escribió su ópera prima, titulada “Gomorra - Viaje al imperio económico y al sueño d...

PANAMÁ. Cuando el autor napolitano Roberto Saviano escribió su ópera prima, titulada “Gomorra - Viaje al imperio económico y al sueño de dominio de la Camorra”, nunca se imaginó que este primer esfuerzo novelístico vendería más de dos millones de copias. Tampoco el periodista pudo vislumbrar que sus revelaciones acerca del entramado criminal que sostiene a la “Camorra” (la mafia napolitana) pondrían su vida en peligro.

En “Gomorra” este estudiante de filosofía mezcla el reportaje y la literatura para conformar una radiografía de la realidad económica y territorial del crimen organizado en Nápoles. A raíz de las amenazas que ha recibido por grupos como el clan de los Casalesi, actualmente Saviano vive escoltado por la policía italiana.

Otro escritor de origen napolitano que se atrevió a explorar los mundos que se ocultan bajo el manto de la ilegalidad fue Mario Puzo, creador de “El Padrino”, considerado como una de las primeros libros en adentrarse en el mundo secreto de la mafia.

Diez años después de la muerte de este asiduo visitante de los casinos, su obra cumbre ha sido reeditada en conmemoración de los 40 años de su publicación.

A diferencia del autor de la “Gomorra”, Puzo, que siempre negó haber tenido contacto con personajes similares a “Don Corleone” o “Fanucci”, le confirió a sus novelas “un halo idealista y de ficción”.

CARTELES TODOPODEROSOS

“En el cielo está Dios soberano; en la tierra, la orden del cartel”, sentenció Rubén Blades en la canción “Sicarios”, de su álbum “Tiempos”. Un libro que develó hasta dónde se extienden los tentáculos de los carteles colombianos fue “El hijo del Ajedrecista”, publicado en el 2007.

La publicación está basada en relatos de Fernando Rodríguez Mondragón, hijo mayor del narcotraficante Gilberto Rodríguez Orejuela, uno de los capos del infame cartel de Cali, quién compartió con el escritor Antonio Sánchez Jr. historias de grandes fiestas amenizadas por artistas como El Gran Combo, de campañas políticas financiadas con dinero mal habido, de la compra de árbitros de fútbol, etc.