Temas del día

28 de Feb de 2020

Cultura

Fotos que narran una historia

La obra “Yo he de amar una piedra”, del escritor Antonio Lobo Antunes, está dividida en cuatro partes: fotografías, consultas, visitas, ...

La obra “Yo he de amar una piedra”, del escritor Antonio Lobo Antunes, está dividida en cuatro partes: fotografías, consultas, visitas, narrativas, historias individuales de soledad, de desamor, etc. Como punto de partida, la historia se inicia con las personas que formaron parte de la infancia y la vida adulta del autor, en un recuento de fotografías antiguas donde salen los personajes descritos tal como eran.

Se pregunta quiénes eran esas personas, comprendía a esa gente muerta mejor que a las vivas. Aquellas fotografías amarillas tenían la capacidad de trasmitir vivencias, emociones y experiencias. La fotografía siempre le fascinó. Nunca se desprendió de ninguna imagen. Tenía ese talento de sacar lo oculto de la persona, el lenguaje hablado del cuerpo.

La descripción de fotografías de su propia vida ilumina la primera parte de esta narrativa. Narra un recorrido por su país, durante el cual surgen descritos párrafos altamente líricos de su prosa.

Desde la primera a la décima fotografía, el autor va recreando su infancia, sacando a la luz historias pasadas, a través de las descripciones de personajes familiares.

Comienza cuando está en brazos de su madre a los dos años en un retrato de estudio, firmado por la Photo Royal Ltda. La imagen representaba el castillo de la Bella Durmiente en el pico de una montaña.

En la segunda parte del libro se reproducen cinco consultas psiquiátricas que tuvieron lugar en el hospital estatal. El autor, psiquiatra de profesión, relata el caso de una paciente de 82 años, que padece de desorientación temporal y espacial, es distraída y experimenta dificultades para verbalizar el motivo de la consulta.

La obra denuncia, a través del monólogo interior del psiquiatra, las condiciones inhumanas que padecen los enfermos psiquiátricos y el infierno experimentado durante la guerra de Angola. Recrea las sesiones de psicoterapia con una paciente que padece de insomnio crónico y una incurable melancolía. Sus frases enigmáticas, incompletas y ambivalentes no cesan de buscar un sentido a la existencia. Su edad está determinada por la enfermedad.

El autor logra un repaso de la sociedad portuguesa, sus instituciones, el ejercicio del poder y sus mentiras. Esta obra revela el genio de Lobo Antunes. Los personajes sufren y nos hacen sufrir. Llevan una existencia angustiante, cargan con sentimientos no confesados, miedos, secretos, amores imposibles, etc. Es un libro en el que hace autor pone de manifiesto toda su creatividad.