Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Cultura

Un ícono de estilo que nunca muere

PANAMÁ. A quince años de la muerte de quien fue una de las primeras damas más famosas de todos los tiempos, ícono de estilo, glamour y ...

PANAMÁ. A quince años de la muerte de quien fue una de las primeras damas más famosas de todos los tiempos, ícono de estilo, glamour y moda, el legado de esta mujer sigue cautivando a miles en todo el mundo.

Jackeline Bouvier era la hija mayor un seductor corredor de bolsa de ascendencia francesa y de su esposa, heredera de un presidente de banco, llamada a establecer pautas en el mundo de la moda y ser la primera dama con una personalidad y estilo que quieren endilgar hoy a Carla Bruni y Michelle Obama, quienes tímidamente se asemejan a este mito que sigue vivo pese a la distancia que las separa en el tiempo.

De cultivada educación, destinada a convertirse en la esposa de un presidente y alcanzar la celebridad de éste, nunca gustó del título de “primera dama” ya que decía que parecía el nombre de un caballo. Con la llegada de su marido a la Casa Blanca, llevó también aires de renovación tanto en la propia residencia, como en la sociedad americana que suspiraba por la idílica imagen de la pareja.

Sin embargo, tras los tiernos momentos de Jackie y John Kennedy, de las travesuras de sus hijos, inmortalizadas en cientos de fotografías, ella vivió los sinsabores de cualquier mujer, víctima de las infidelidades de su esposo. Peor aún fue testigo del asesinato de éste y aunque probó las miles del poder y la gloria también los sinsabores de la vida de cualquier mortal.

Una mujer que dio lustre a una familia lo más semejante a una monarquía, que tuvo su par años después en la figura de Diana Spencer, ex del príncipe Carlos de Inglaterra. Una inmortal que bien definió el periódico londinense The London Evening Standard : «Jacqueline Kennedy ha dado al pueblo americano una cosa que siempre había deseado: majestuosidad».