26 de Feb de 2020

Cultura

Ícono de estilo y moda

WASHINGTON. "Soy una anomalía estadística. Una chica negra, criada en el sur de Chicago. No se suponía que llegara hasta aquí", dijo ...

WASHINGTON. "Soy una anomalía estadística. Una chica negra, criada en el sur de Chicago. No se suponía que llegara hasta aquí", dijo Michelle Obama, que en enero de 2009 ingresara a la Casa Blanca como primera dama de la mano de su marido, Barack Obama, presidente electo de Estados Unidos. Pero hoy su estilo es observado por diseñadores, prensa y miles de mujeres que la admiran.

Su look clásico y elegante se roba todas las miradas. Ella y su esposo son hoy por hoy la pareja más seguida en el mundo; también tienen encima los ojos de los diseñadores y expertos en estilo para comentar los aciertos y desaciertos de la familia Obama en materia de moda. Pero eso no les afecta, salen airosos en la mayoría de las pruebas y lo mejor es que la gente los ama.

La ex abogada es reconocida por llevar un estilo distinguido y juvenil a la política estadounidense, al mezclar prendas cómodas de tiendas minoristas con las creaciones de novedosas diseñadores con más estilos como Mario Pinto de Chicago y Narciso Rodriguez. "Michelle Obama está reescribiendo las reglas de la moda y se está convirtiendo en un icono de estilo", ha escrito el diario Los Angeles Times. Obama ya es considerada la embajadora de la moda estadounidense, ha sido incluida en la lista de las "10 personas mejor vestidas en el mundo" de la revista Vanity Fair en 2007 y 2008 y ha sido comparada en numerosas ocasiones con Jacqueline Kennedy.