Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Cultura

Transición cultural

PANAMÁ. . . Al igual que el resto de las entidades gubernamentales, el Instituto Nacional de Cultura (INAC) también se encuentra en ple...

PANAMÁ.

. Al igual que el resto de las entidades gubernamentales, el Instituto Nacional de Cultura (INAC) también se encuentra en pleno proceso de transición.

A partir del primero de julio la directora designada María Eugenia Herrera tomará posesión del cargo que actualmente ocupa Genaro Villalaz García, quien reemplazó al difunto Anel Omar Rodríguez Barrera.

De esta forma, esta bailarina llevará a cabo lo que tal vez será una de las cabriolas más difíciles de su carrera: el brinco de los escenarios locales a la dirección de la institución que está encargada de promover la cultura en el Istmo.

Y es que desde esta semana entrará en funciones la oficina para la transición del INAC, en la cual los miembros de la administración entrante recibirán información acerca de los proyectos culturales que han venido desarrollando los diferentes departamentos que conforman esta entidad durante los últimos años.

De acuerdo con Villalaz García, ésta es una forma de garantizar que la nueva directora y su equipo de trabajo estén “preparados adecuadamente para enfrentar los retos institucionales”. “La cultura es un tema especial, debe estar por encima de las diferencias partidistas”, subraya el poeta.

Sin duda alguna, una de las iniciativas más importantes en las que ha venido trabajando el INAC, y acerca de la cual deberá empaparse rápidamente Herrera, es el proyecto de la Ley de Cultura.

Este proyecto, que de acuerdo con García actualmente está siendo estudiado por los asesores legales de la Presidencia de la República, contempla concederle al INAC presencia en el Consejo de Gabinete. No obstante, aunque al director de esta institución gubernamental se le otorgará el rango de “ministro”, el nombre de la entidad no será cambiado.

“Al poder participar en el Consejo de Gabinete, el INAC podrá intervenir en la toma de decisiones y gestionar un mayor presupuesto”, recalca el director saliente. Confía en que un mayor presupuesto “se traducirá en la habilidad para influir y en lograr que el tema cultural se constituya en una prioridad del país”.

La directora designada confiesa no haber tenido la oportunidad de estudiar este proyecto a profundidad. Comenta que lo que ha podido conocer acerca del mismo le parece “interesante”.

García Villalaz está programando una reunión entre el equipo de transición y Gonzalo Castellanos, representante del Convenio Andrés Bello que ha venido asesorando al INAC en el tema de esta posible reforma cultural. El propósito de esta visita es poder explicarle a Herrera y a sus colaboradores los alcances de esta ley.

Anteriormente, Castellanos, quien posee una experiencia significativa en la confección de distintas leyes del libro y de cultura en la región, discutió los pormenores de esta iniciativa con un equipo integrado por el desaparecido Anel Omar Rodríguez, su asesor Rómulo Castro, Lineth Araúz, encargada de la oficina de cooperación internacional del INAC, Alexandra Scheljderup de SERTV , Jania Guardia del INAC, y el propio García Villalaz.

Otro de los objetivos de esta ley es desarrollar el “potencial de la cultura para generar recursos al país”. García Villalaz espera que Panamá siga los pasos de otros países del área, donde la cultura se percibe como un inversión, llegando a aportar hasta el 7% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto podría concretarse si se logra el despegue de las “industrias culturales”, como lo son las galerías de arte y los cantantes, escritores, etc., que mercadean exitosamente sus obras.

Para el director saliente también es necesario garantizar que el Estado, la empresa privada y la sociedad civil no intervengan en la labor de los artistas, para que así sus creaciones no están influenciadas por intereses ajenos al arte. Por el momento, a García Villalaz sólo le queda confiar en el interés del gobierno entrante en hacer de la “cultura un bastión de desarrollo”. Para Herrera una de las prioridades es invertir en el mejoramiento de la infraestructura de las escuelas de bellas artes.