Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Cultura

Imagen masculina

D icen que “El hombre, mientras más peludo, más hermoso”. Mentira. Hoy en día sabemos perfectamente que la virilidad y masculinidad del ...

D icen que “El hombre, mientras más peludo, más hermoso”. Mentira. Hoy en día sabemos perfectamente que la virilidad y masculinidad del hombre nada tienen que ver con que cuide su imagen. Competitivo por naturaleza, el área del aspecto no queda por fuera en esta batalla. La vanidad no es exclusiva de las mujeres. Siendo inevitable proyectar permanentemente una imagen (positiva o negativa), ¡más vale que sea la mejor posible entonces!

Lo primero que una mujer observa en un hombre es cómo viste, luego su físico en sí (rostro, cuerpo). En toda primera impresión, el 90% es lo que se ve. Tratando de pelear con los prejuicios, les cuento que una vez leí en un artículo que los machos de muchísimas especies animales son más hermosos, llamativos y coloridos que su contraparte hembra (léase pavos reales, muchas especies de aves, peces; el león con su abundante y dorada melena, etc.).

El hombre está expuesto a las mismas condiciones negativas o contaminantes que las mujeres y su piel y cutis se afectan, también necesitan cuidado y atención.

La piel del hombre es más gruesa, más elástica y grasa que la de la mujer, de aquí que resista más embates, brille más y se arrugue más lentamente. Es importante mantenerla limpia, exfoliarla y aplicar humectante y tónicos antigrasa además del protector solar (incluso dentro de la oficina).

Una de las mayores causas de queja en cuanto al aspecto del varón en el ámbito laboral, de parte de las damas compañeras y de los clientes, son las uñas largas. Dan impresión de descuido, suciedad e implican costumbres desagradables o inapropiadas. Una fuerte arma del hombre es llevar manos impecables, bien arregladas, limpias y con unas uñas bien cuidadas.

El tema del cabello y la barba pesan mucho también. Sea cual sea el estilo que el varón decida llevar, debe estar bien mantenido y verse limpio, uniforme y actualizado. Las patillas largas están totalmente pasadas de moda. Tampoco luce bien un bigote incipiente tipo adolescente, prefiera afeitarlo para darle espesor.

En cuanto a la vestimenta, dado que el pantalón largo es lo más usual, las opciones son limitadas en cuanto a estilo y color, pero entran en juego las combinaciones, y es aquí donde el varón debe hacer uso de su instinto, sentido común y revistas de moda para llevar conjuntos que destaquen su atractivo.

Tips:

No use corbata con camisas de cuello de botones. Estas se han diseñado para llevar el cuello abierto y que no se abra o deforme. Para corbatas, usar camisas de cuello almidonado.

No use corbata con camisas manga corta. Es una costumbre estadounidense carente de estilo.

Después de cierta edad, los jeans con bolsillos traseros a la altura de los muslos no son apropiados, prefiera algo más clásico.

El exceso de prendas en el hombre puede lucir mal o inapropiada. En el plano laboral, lo ideal es usar el reloj (elegante) y la alianza matrimonial de tenerla. Más que eso es innecesario y puede verse poco formal o elegante. Para la vida social, una brazalete de cuero, un anillo tribal, una cadena (no muy larga ni ancha) lucen muy bien.

La corbata es una herramienta que da excelente resultados bien llevada. Viste, ilumina el rostro, da un look elegante y sofisticado. Prefiera colores, texturas, combinaciones llamativas. No usar telas tornasoladas ni corbatas tejidas. Evitar estampados complicados, muy informales o temáticos (Star Wars, béisbol, etc.) para trabajar.

Un hombre con una imagen que refleje clase es siempre bien apreciado y valorado por sus compañeros y por las damas.