Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Cultura

El “No” en la imagen personal

D e connotación negativa, la palabra NO es la que menos queremos escuchar al hacer propuestas, pedir autorizaciones, etc. Los publicista...

D e connotación negativa, la palabra NO es la que menos queremos escuchar al hacer propuestas, pedir autorizaciones, etc. Los publicistas se lo piensan dos veces antes de incluir esta palabra en un slogan. Muchos de nosotros tememos perjudicar nuestra imagen al decir NO.

Así como tener esta pequeña palabra (de una sola sílaba pero tan poderosa y determinante) a flor de labios en nuestro diario vivir puede ser perjudicial en la búsqueda de la felicidad, el temor a pronunciarla también puede resultar dañino.

Tememos ofender. Tememos caer mal. Tememos ser rompe grupos. Tememos represalias. Tememos malentendidos. Tememos ser diferentes. Tememos etiquetarnos como difíciles.

En el plano de lo comentado en la columna de la semana pasada, la asertividad es parte de un proceso de la inteligencia emocional. Una de las fórmulas que utilizamos para hacer valer nuestros derechos y opinión acerca de algo, es saber decir que no.

Hoy en día, cuando una amiga me dice que no puede hacer algo que desea hacer porque se comprometió en ayudar a alguien en algo que no deseaba hacer, ya no pienso que es una buenísima persona: pienso que no sabe decir que no. Esto es, hablando de sacrificios innecesarios, no tiene nada que ver con situaciones delicadas y el saber ser un gran amigo. No nos enredemos en situaciones y compromisos que nada aportan, sino todo lo contrario. No digamos que sí cuando queremos decir que no? y viceversa. Veamos el mundo como el lugar práctico y simple que debe ser y no perdamos el norte: la búsqueda de la felicidad y la tranquilidad.

Decir que no, basados en una razón de peso (donde la razón más importante es no querer hacer algo porque va en detrimento de nosotros mismos, nuestra integridad o paz mental, etc.) no está mal y no debemos avergonzarnos o apenarnos. Todos tenemos derecho a decir que no.

Todos tenemos derecho de poder elegir