Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Cultura

Guerra de rubias

A la rubia y guapa actriz Scarlett Johansson siempre se le ha comparado con con Marilyn Monroe por sus labios carnosos, su sensualidad y...

A la rubia y guapa actriz Scarlett Johansson siempre se le ha comparado con con Marilyn Monroe por sus labios carnosos, su sensualidad y sus exuberantes curvas que hacen inevitable la comparación.

Este fin de semana se corrió la noticia que pese a que tiene cualidades de sobra para interpretar al gran ícono de la sensualidad de los 60´s, en una futura cinta sobre su vida, éste es un papel muy solicitado y reñido, por ello todavía los productores no se han decidido por la actriz que podría interpretar a la 'ambición rubia'. Aunque es la favorita.

Como recoge el columnista Baz Bamigboye, del Daily Mail, Scarlett encabezaría la lista de posibles candidatas, entre las que también se encuentran actrices como Kate Hudson, Amy Adams, Michelle Williams o Lindsay Lohan. Más aún después de ver las fotos que ha protagonizado, caracterizada a lo Marilyn, para una conocida firma. Aunque Lindsay también posó con una peluca rubia, muy parecida a la Monroe, para la portada de agosto de Vogue.

Se dice que la pugna está que arde, pero al parecer las más interesadas son la Lohan y la Johansson.

Y mientras la última parece tener asegurada su participación en la cinta My Week With Marilyn, la segunda quiere a toda costa interpretarla y para ello presiona para que alguien se interese en hacer el remake de Some Like It Hot.

My Week With Marilyn será dirigida por Simon Curtis y producida por David Parfitt; quienes pretenden llevar a la pantalla el testimonio recogido por Colin Clark en el diario que escribió a raíz de ocuparse de Marilyn mientras ésta se encontraba en la capital de Inglaterra.

El filme no es exactamente una biografía de Marilyn, ya que no explicará su vida, sino simplemente una semana de su vida, cuando Colin es un empleado de Laurence Olivier, tuvo que ocuparse de entretener a la bomba rubia durante nueve días cuando viajó a Londres para rodar El príncipe y la corista en 1957, cinco años antes de morir.

En los textos, Clark habla sobre cómo enseñó a la actriz las estancias privadas de la reina Isabel en el Castillo de Windsor, y otras aventuras que ocurrieron entre bastidores durante el rodaje.