Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Cultura

El desarrollo cerebral del bebé

L os recién nacidos vienen al mundo con cerebros tan sofisticados, fenomenalmente interconectados para su crecimiento intelectual. Duran...

L os recién nacidos vienen al mundo con cerebros tan sofisticados, fenomenalmente interconectados para su crecimiento intelectual. Durante el primer año de vida, impresionablemente es cuando se desarrollan más que en cualquier etapa de la vida.

Este desarrollo cognitivo les afecta por el resto de sus vidas. Así que los padres tienen la tremenda responsabilidad y la sagrada obligación de nutrir a sus niños con amor.

El cerebro de un bebé está diseñado para ser extremadamente receptivo a la experiencia.

Con cada experiencia, los bebés ganan un mayor entendimiento de su mundo.

El hogar donde el bebé crece y se desarrolla influye poderosamente en su desarrollo cerebral. Los padres que crean un ambiente de amor, estimulación, ánimo y seguridad establecen una fundación para sus hijos que les beneficiarán por el resto de sus días.

Tips

- Interactúe con su bebé utilizando el lenguaje tanto como pueda. Cántele, háblele mientras conduce el carro, léale libros, repita sus gemidos y balbuceos mientras le cambia el pañal. Siga su ritmo e imite sus sonidos. Así su bebé empezará a entender la naturaleza de una conversación de a dos. Hablarle le ayudará a darse cuenta que el lenguaje es parte de su mundo y que él puede participar. Cuando no sea recíproco sus esfuerzos por comunicarse, probablemente se sienta sobreestimulado y es momento de estar tranquilo.

- Mencione el nombre del bebé frecuentemente. Mantenga su rostro cerca de él mientras le habla de tal manera que le vea su boca. Señale cosas en su campo visual y entonces indíquelos por su nombre. Empiece de forma simple para que le entienda. Él prestará más atención si le habla “como cantando al bebé”.

- Responda a sus gestos. No lo desanime. El movimiento le ayuda a aprender el lenguaje más rápido que enfocarse solamente en el lenguaje de los adultos.

- Facilite a su infante espacio para moverse. Coloque una manta en el piso para que él tenga espacio para maniobrar.

- A medida que su bebé se mueva, explore, vigílelo de cerca para proteger su seguridad. Modifique la casa en beneficio de la seguridad de su niño. Por ejemplo, coloque almohadas en las esquinas afiladas donde pueda darse en la cabeza, cierre con puertas las entradas y salidas de las escaleras, y encierre con llave las alacenas que contengan artículos peligrosos.

- Jueguen con juegos que promuevan el movimiento. Lleve el dedo de su bebé a su nariz y después a su naricita. Sosténgalo debajo de sus bracitos y balancéelo de tal manera que sus piececitos toquen el suelo. Sostenga sus manitas en las suyas y ayúdelo a jugar “dar palmaditas”. Mientras él este acostado en su espalda, sostenga sus piececitos y muévalos alrededor mientras le canta.

- Tenga en cuenta que la mayoría de los padres juegan, de forma natural. Evite organizar demasiadas actividades.

- Realice actividades apropiadas a su edad—tareas que su bebé pueda realizar físicamente y entender mentalmente.

Si él sonríe y participa, es probable que lo que usted haga sea apropiado para su edad.

-www.dracaroline.com