Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Cultura

‘Busco el equilibrio’

QUIEN VE. en las pantallas a la presentadora venezolana Erika de la Vega, puede decir que es atractiva y simpática, quien la escucha, p...

QUIEN VE. en las pantallas a la presentadora venezolana Erika de la Vega, puede decir que es atractiva y simpática, quien la escucha, puede decir que es divertida. Quien conversa con ella, que es astuta, espontánea y, sobre todo, auténtica.

En días recientes tuvimos la oportunidad de conversar con ella, vía telefónica, sobre los avances en la edición de este año de Latin American Idol, programa que conduce desde su primera edición, pero en esta ocasión, en solitario.

¿El hecho de que en esta temporada aparezcas como presentadora única te resulta una mayor responsabilidad?

“Claro que sí, ya no puedo echarle la culpa a Monchi (Balestra), eso lo hacía siempre.. (ríe) ahora tengo que estar más concentrada, y esto también me da más tiempo para compartir con cada participante”, comenta Erika.

Este es solo uno de los cambios que ha experimentado el programa con el ánimo de refrescarlo.

Si bien el formato de este concurso es compartido por 33 países y no da mucha cabida a modificaciones, se ha establecido para este año la participación de un nuevo jurado (Oscar Mediavilla reemplaza a Gustavo Sánchez) y el establecimiento de Costa Rica como sede de las audiciones Centroamericanas.

El cambio se reflejó también en los talleres. “Este año se hicieron separadamente para hombres y mujeres. “Esto desilusionó un poco a los chicos pues ellos hubiesen querido, compartir más con ellas”, asegura.

“ Se han escogido todos los finalistas: seis del grupo de varones y seis del grupo de las chicas, gracias a que el jurado también decidió salvar a una participante”

La producción también va puliendo la imagen de los finalistas. “Se les da un look, se les potencia”.

Pero lo realmente nuevo para Erika en esta cuarta edición es el talento de cada uno de los participantes.” Pueden tener la seguridad que este año hay un talento increíble, el jurado ha hilado muy fino para establecer a los finalistas. Latinoamérica elegirá de entre los mejores”, dice con convicción la presentadora.

Erika inició su carrera en programas de radio, teniendo como compañero a Luis Chataing.

¿Qué ha aportado tu trabajo en la radio a la televisión?

“Sin la radio, nunca hubiera podido hacer televisión. La televisión es más fría, más calculadora, tienes que ver cómo haces para humanizarla. La radio te da herramientas de seguridad, me enseñó a improvisar, me dio espontaneidad me enseñó a ser irreverente”, afirma la hija de inmigrantes cubanos.

De acuerdo con Erika, estos elementos son los que la han hecho establecer una diferencia entre ella y otros presentadores. “La frescura que te da la radio me mantiene el cerebro encendido y me permite crear un vínculo inmediato”.

Pero claro, la televisión tiene el poder de la imagen, algo que, según de La Vega, “seduce y gusta”, pero que a la vez es más complicado y sacrificado porque siempre tienes que estar arreglada, tienes que verte bien, mientras que “en la radio, si tenía programa temprano en la mañana podía ir en piyama”. No en vano dice Erika que “la televisión es tu peor enemiga, es macabra.. te engorda”.

Para mantenerse a tono, cuenta Erika que hace de todo. “Salgo a trotar, hago dieta toda la semana, solo el fin de semana me doy mis gustos, me hago masajes, drenaje linfático, corro como si alguien me estuviera persiguiendo.. (ríe)”.

Y es que Erika solo hace 10 meses se estrenó como mamá y confiesa que no es fácil. “Quien te diga que después de tener un bebé no se ha hecho nada para verse mejor, está mintiendo”.

Tampoco es fácil cumplir con todos los compromisos que el hogar, la radio y la televisión exigen.

“Intento equilibrarlo, ser buena. Ninguna de las tres la hago bien pero lo intento”, admite.

“Obviamente tengo ayuda, sola no podría, pero las mujeres siempre se las ingenian para hacer muchas cosas a la vez y cuando eres mamá, aprendes a hacer las cosas multiplicadas por dos”.