Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Cultura

El miedo al rojo

E sta columna se la dedico a infinidad de mujeres con las que he tenido la oportunidad de charlar tras el análisis de color y me cuentan...

E sta columna se la dedico a infinidad de mujeres con las que he tenido la oportunidad de charlar tras el análisis de color y me cuentan que le temen al rojo… que no se sienten cómodas vestidas de ese color. Que no se ven a sí mismas con labios pintados de rojo. En el 100% de las categorías de color de las personas, siempre hay al menos un gran rojo para todos. Rojo verdadero, rojo tomate, rojo ladrillo, rojo sangre, rojo vino, rojo frambuesa, rojo cereza, rojo azulado, etc. Todos tenemos un lindo rojo. Nuestra personalidad cuenta. Por lo general una persona con bajo perfil preferirá no usar este color de forma llamativa; una persona de personalidad discreta o pasiva tampoco; pero todo esto no debe ser razón para darle bola negra del todo. Hay bellas maneras de llevar el color rojo: un pañuelo de seda rojo con estampados gris plata en el cuello, una blusa camisera roja bajo un sastre gris oscuro, un bello y delgado cinturón rojo de cuero sobre un elegante traje de lino azul marino, un top elastizado de algodón de rayas marineras blancas y rojas, unas plataformas de charol rojas con hebillas plateadas, etc. El color rojo aviva los sentidos, aumenta el ritmo cardíaco, acelera un poco la respiración: es genial para levantarnos el ánimo o las energías. No es apropiado para usarlo en un dos piezas en una entrevista de trabajo o para conocer a la suegra, pero en pequeños toques o como fondo de estampados puede ser una belleza. Para traje de gala en una gran fiesta, es espectacular y muy sentador. Hace unos meses se rompió el molde de los labios moribundamente beige gracias a una Miss Universo de labios rojos hipnóticos. Las colecciones de otoño / invierno de las mejores líneas de maquillaje del mundo aprovechan para presentar los más bellos tonos de rojo y marrón para los labios… el rojo es sensual y no tiene necesariamente que ser vulgar. Siendo, sin embargo, un color suficientemente fuerte y con muchísima personalidad, neutralizarlo con telas muy finas, cueros bien trabajados, poco brillo y gran textura es una buena idea. Un consejo para saber elegir: el rojo tomate o rojo naranja es una opción opuesta al rojo sangre o rojo vino: nos queda bien uno u otro. Por ello, una persona que luce bien de dorado y amarillo soleado se vera fabulosa de rojo naranja; y si los azules y el negro son los colores insignia, el rojo intenso es la elección más segura. Otra noción interesante: para que un calzado rojo luzca fino, el rojo debe ser muy intenso y azulado… casi vino o el tono denominado sangre de toro. Las uñas: el color rojo intenso es glamorosísimo, y siempre mate, liso y en uñas no exageradamente largas.