Temas Especiales

29 de May de 2020

Cultura

Amor antes del amor

E n nuestros tiempos, el sexo continúa siendo un tabú. Y es que hablar sobre el tema a muchos les provoca risitas y sonrojos en sus rost...

E n nuestros tiempos, el sexo continúa siendo un tabú. Y es que hablar sobre el tema a muchos les provoca risitas y sonrojos en sus rostros, debido a que actitudes como la vergüenza, la inseguridad y el temor aún persisten en la sociedad y no dejan disfrutar y conocer la verdadera esencia del placer sexual. Es por eso que los expertos aconsejan hacer a un lado esos miedos, inseguridades y vergüenzas y empezar a disfrutar de esos ratos de intimidad.

Pero antes hay que conocer que previo al acto sexual debe existir un preámbulo amoroso para mantener encendida la llama del amor. Éste no es más que un periodo de tiempo en el cual la pareja va poco a poco introduciéndose en las relaciones íntimas. Y para lograrlo debe apoyarse de un sinnúmero de recursos que enriquecerán esos momentos de pasión. Por medio de caricias y suaves besos, los amantes puedan magnetizar y llenar de energía las distintas zonas de su cuerpo y tener sensaciones, deseos y excitaciones. Esto incluye labios, senos, pezones, cara, cuello, espalda, caderas y nalgas, entre otras. Un artículo del portal de internet www.ecovisiones.cl indica que mientras más activas estén esas zonas, más liberados estarán los genitales.

Asimismo, la sexóloga Alessandra Rampolla explica que los gestos, las caricias y las miradas juegan un papel importante en el preámbulo amoroso. “Éstos contribuyen al calentamiento previo para ese momento fogoso en la cama”. Por otro lado, hay quienes aseguran que una buena conversación es uno de los mejores preámbulos para el sexo. En fin, todo es cuestión de gustos a la hora del placer y en el amor todo se vale.

Importancia del preámbulo amoroso

El preámbulo amoroso es de vital importancia y un componente básico para el desarrollo de una sexualidad plena. “Éste tiene que ver con la seducción y está involucrado directamente con el cerebro. Contribuye con el bienestar y satisfacción individual y de pareja” -dice Rampolla- quien a su vez asegura que de esa seducción y de ese juego previo dependerá cómo será la relación íntima.

Rampolla añade también que el preámbulo amoroso es muy importante para las mujeres, pero a los hombres les cuesta más iniciarlo que a ellas.

Una nota publicada por Terra habla sobre el tema y señala que lo ideal es que esa antesala a la intimidad sea larga, donde el tacto esté muy presente y no necesariamente es indispensable desnudarse, al contrario es enriquecedor aprovechar la ropa y sentir cada parte y prenda del otro.

También hay quienes son más atrevidos y no quieren darle lugar a la monotonía y hacer de esos momentos de placer todo un juego. Optan por los juguetes sexuales, los aceites eróticos y accesorios para alcanzar ese “calentamiento en la cama”.

Cabe resaltar que no tener preámbulos sexuales sería muy aburrido y nos haría sentir infelices e insatisfechos con nuestra propia sexualidad.