Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Cultura

El “derriére” perfecto es posible

kcooper@laestrella.com.pa. P or su atractivo visual, tener un trasero bonito es una de las principales preocupaciones de muchas mujeres...

kcooper@laestrella.com.pa

P or su atractivo visual, tener un trasero bonito es una de las principales preocupaciones de muchas mujeres en cuanto a su aspecto físico se refiere, a menos de que ya han sido bendecidas por el creador y ostenten de una buena parte trasera.

Si eres una de aquellas que están inconformes con el tamaño de sus glúteos o desean que éstos luzcan sumamente firmes y tonificados, lo primero que debes saber es que esto no se logra por arte de magia.

Existen diversas formas con las que puedes tener la cola perfecta. Para tonificarla puedes encontrar algunas propuestas de cosmética que te brindan cremas o geles. Asimismo el ejercicio sigue siendo una de las mejores vías para lograrlo. Por su parte, la cirugía plástica es una excelente opción para aquellas que son un poco alérgicas al gimnasio y desean ver resultados más rápido.

¿Cuál deberás escoger? En primera instancia el método a elegir dependerá del caso en particular que presentes y en segundo lugar, muchas veces el bolsillo es el que manda.

Técnicas invasivas

De acuerdo con el cirujano plástico, Joseph Setton, la gluteoplastía es un procedimiento quirúrgico con el que se logra la mejora de la forma y el tamaño de la región glútea. Actualmente existen dos formas de hacer una gluteoplastía. Una es la liposhifting y la otra es la lipofilling. La primera “consiste en el relleno de los glúteos con tejido adiposo o graso y es un procedimiento muy bueno, simple y los riesgos son muy bajos”, explica Setton. Con éste se puede hacer una escultura del cuerpo, es decir, se extrae la grasa del área que no la necesita y se coloca en los glúteos. Cabe destacar que, si esta grasa se coloca directo y sin procesarla una parte de ésta se absorberá. En cuanto a la forma en cómo se debe inyectar, “si uno lo hace en un sólo lugar del glúteo tenderá a absorberse, de modo que hay que inyectarlo en pequeños volúmenes en diferentes partes del área para que tenga mayores posibilidades de que pueda sobrevivir la grasa”, agrega.

El cuidado post-operatorio requiere de una constante limpieza en el sitio donde se inyectó la grasa, así como tomar antibióticos profilácticos. Según el cirujano plástico luego de la operación se recomienda utilizar una faja especial para moldear los glúteos. El tiempo de recuperación es de seis semanas.

Por otro lado, la lipofilling o relleno de glúteos hoy día se realiza con implantes del gel cohesivo. Éstos se caracterizan por ser más resistentes, pues poseen ocho capas. Si por alguna razón uno de estos implantes es perforado el gel cohesivo tiende a salir, sin embargo, regresa y se coloca en su lugar.

Con este procedimiento puedes escoger el nuevo volumen que tendrás, pues se dispone de varios tamaños de prótesis de silicona a ser introducidas.

Ya sea que elijas la liposhifting o la lipofilling , lo cierto es que con cualquiera de ambas podrás lucir unos glúteos con mayor volumen y con una forma más redondeada.

Entrenamiento físico

Para que los glúteos estén bien tonificados, existen una serie de ejercicios que se pueden realizar, ya sea en la comodidad de tu hogar o en el gimnasio de tu preferencia.

Según Jatzuben Gálvez, gerente de sucursal del gimnasio Curves, los ejercicios de extensiones resultan muy eficientes para lograr el objetivo.

Para realizarlo, debes estar de pie con la espalda recta, las manos apoyadas en una pared y una pierna recta. Con los glúteos ligeramente contraídos levanta lentamente la otra pierna hacia atrás mientras se mantiene recta. Evita mover la parte superior del cuerpo. Puedes hacer doce repeticiones y luego hacer intercambio de piernas.

Por otro lado, Gálvez recomienda las elevaciones con pierna flexionada para trabajar los glúteos mayor y medio. “La persona debe colocarse en una posición de cuatro puntos, luego levantar la pierna izquierda flexionada hacia atrás, descenderla y volverla a elevarla con la rodilla estirada”, explica. Este ejercicio se recomienda realizarlo con tres series de ocho repeticiones.

Si quieres trabajar los glúteos pero a la vez los abductores, la media sentadilla cumple con ambos propósitos. Para ello, ponte de pie, separa las piernas un poco más que el ancho de tu cadera y coloca las manos en la nuca. Flexiona las rodillas al mismo que llevas tus glúteos hacia atrás. Contrae el abdomen e inclina tu tronco hacia el frente. Realiza tres series de ocho repeticiones.