30 de Nov de 2022

Cultura

La Castilla del oro

El proyecto de la nueva La Castilla del Oro corre desde hace meses. La primera presentación, “el embarazo”, como lo nombró el profesor P...

El proyecto de la nueva La Castilla del Oro corre desde hace meses. La primera presentación, “el embarazo”, como lo nombró el profesor Pascual Montañés fue en Penonomé hace un mes y a él asistieron los 32 alcaldes de las provincias de Veraguas, Coclé, Herrera y Los Santos. Ese día los funcionarios se llevaron la tarea de inventariar los atractivos turísticos de cada pueblo y redactar un plan de mejoras para entregar en la reunión siguiente, a la cual asistiría Cristóbal Colón XX.

Montañés califica este proyecto como el más ambicioso de los últimos años en materia de turismo sostenible. El primer objetivo es recuperar la región y darle un lugar en el mapa turístico internacional. Para ello se promoverá a La Castilla del Oro como un lugar donde el turista podrá recorrer la historia y los pasos del primer Colón, el célebre aventurero del siglo XVI, por un paraíso donde se abrazan selvas, historia y mares, en medio de la música, el baile y los ritos religiosos.

El plan consiste en transformar una buena parte de las viviendas de estas provincias en lugares de alojamiento para turistas. Con ese objetivo, la Fundación entregará microcréditos que van desde los 3 mil hasta los 10 mil dólares para la remodelación de las residencias, de acuerdo con el plan arquitectónico que desarrolla una empresa de ingeniería espa ñola. Al igual que la Castilla del Oro del siglo XVI, la del siglo XXI tendrá cien caballeros, empresas o familias, que aportarán cada una un millón de dólares para el financiamiento de los proyectos.

Para apoyar este proyecto se firmó un acuerdo de colaboración entre el Grupo Editorial La Estrella y El Siglo y el Grupo La Información de España que edita El Diario de Navarra, cuyo objetivo es difundir y promover la iniciativa, con el fin de buscar el apoyo y el compromiso de los sectores involucrados.

Los principales protagonistas del redescubrimiento de La Castilla, sin embargo, son sus mismos pobladores. El entusiasmo se ha hecho sentir a través de las mil solicitudes ya recibidas, en tan solo cuatro semanas, para convertir viviendas en habitaciones turísticas. La motivación es grande, pero el tiempo es limitado. Hay que construir un Museo del Oro, remozar los parques, las catedrales, las plazas y capacitar a los microempresarios para atender a los nuevos expedicionarios, que aspiran abrir la ruta a principios del 2013, año en que Benedicto XVI visitará Panamá y esperan que llegue hasta la Catedral Santiago Apóstol de Natá de los Caballeros.