Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Cultura

Déficit de atención e hiperactividad

ALuisa se le diagnostico Trastorno Déficit de Atención e hiperactividad a la edad de 12 años. El único tratamiento que recibió fue medic...

ALuisa se le diagnostico Trastorno Déficit de Atención e hiperactividad a la edad de 12 años. El único tratamiento que recibió fue medicación, la cual tomaba esporádicamente. Ahora, a la edad de 15 años, está batallando en la escuela y tiene problemas con sus padres en casa.

También se pelea con sus maestros. Aparte de esto, los padres están furiosos con la escuela porque le gritan que se calle la boca y que se sienta en la clase desde hace unos meses atrás.

A la maestra se le llamó la atención por sus accesos incontrolables de ira pero comentó que no podía controlarse ante la falta de respeto y comportamiento inapropiado de la joven.

Durante la evaluación inicial en mi consultorio el padre de Luisa empezó a llorar diciendo “Nunca pensé que tendría estos sentimientos y conducta negativa hacia mi hija.

Empecé a gritarle y decirle cosas terribles. Ella sabe qué botones tocarme, y siento que lo hace intencionalmente.

Algunas veces entiendo por qué los padres abandonan a sus hijos. No se puede vivir con estos sentimientos negativos, falta de respeto y las constantes peleas”.

José de 6 años, tiene unos padres que no creen en el castigo físico a sus hijos. Son bien educados y discutieron cómo criarían a sus hijos aún antes que nacieran.

Aún hoy no quieren pegarle a su hijo, y a menudo se encuentran a punto de perder el control. Ellos gritan más de lo que quisieran y se encuentran pegándole impulsivamente porque se sienten frustrados ante la conducta de José.

José es impulsivo y un torbellino. Irónicamente, los padres descubrieron que cuando le pegan o le gritan en casa su conducta mejora por un momento.

La madre me dijo “Si tenemos una mala mañana, a él le va bien en el día. Si tenemos un día tranquilo y placentero, a él le va muy mal durante el día”.Diagnostique a José con el Trastorno Clásico Déficit de Atención: tenía todos los síntomas.

Además de recibir medicamento de parte de su médico, trabajé con sus padres en el desarrollo de estrategias efectivas para manejarlo.

Les advertí que en cuanto dejaran de gritarle a José, se pondría peor durante unas semanas. Es como si sufriera los síntomas de abstinencia de adrenalina.

Era tan estimulante para el niño que sus padres gritaran, se quejaran y pegaran, y él sin saberlo, utilizaba su rabia para sentirse más alerta, lo cual es la causa del por qué le iba bien en la escuela cuando tenía una mala mañana en casa.

¿Cuándo se tiene que buscar ayuda profesional para este trastorno?

Es muy fácil responder. Recomiendo que las personas busquen ayuda profesional para el Trastorno Déficit de Atención para ellos mismos o sus hijos cuando su conducta, sentimientos o pensamientos interfieran con su capacidad para alcanzar su potencial en el mundo, sea en las relaciones, en su trabajo, o dentro de ellos mismos.

Si las discusiones en las relaciones persisten (padre-hijo, hermanos, amigos, romance) es tiempo de buscar ayuda.

www.dracaroline.com