Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Cultura

Tras los pasos de un “inmortal”

Frente al Teatro Nacional, en el Casco Viejo, el cielo y el mar semejan dos láminas grises, lustradas por el sol del mediodía. Un hombre...

Frente al Teatro Nacional, en el Casco Viejo, el cielo y el mar semejan dos láminas grises, lustradas por el sol del mediodía. Un hombre vestido con boina, guayabera y pantalón caqui avanza entre el aire incandescente en dirección a Las Bóvedas, seguido por un par de camarógrafos.

Desde el miércoles pasado y hasta el día de ayer, un equipo del canal de televisión “France 5” rodó en Panamá un documental que tuvo como protagonista al escritor francés René De Obaldía. Con una duración de 52 minutos, el cortometraje es dirigido por el realizador francés Stéphane Haskell.

Con el título de “C′est tuant d”etre immortel” (“Me está matando ser un inmortal”), el documental narra la historia de este literato de madre francesa y padre panameño quien visitó el Istmo en busca de sus raíces. Es un viaje que llevó al autor de 91 años a recorrer algunos sectores de la capital, la provincia de Chiriquí y la isla de Contadora. “En la ciudad de David subsisten muchas memorias relacionadas con mi familia. Existe un museo y un hospital que llevan el apellido De Obaldía”, enfatiza el autor que combatió en la Segunda Guerra Mundial y fue prisionero durante cuatro años en un campo de concentración ubicado en Silesia, Polonia.

ENTRE EUROPA Y AMÉRICA

El dramaturgo, novelista y poeta nació en Hong Kong en 1918. Su progenitor, José Clemente De Obaldía, fue cónsul general de Panamá en la ex colonia británica. Siendo todavía un infante se trasladó con su madre a Francia, país donde reside actualmente.

Desde 1999, ocupa el sillón número 22 de la Academia Francesa, una institución que fue fundada en 1635. Sus integrantes, entre los que se encuentran escritores, médicos, políticos, científicos, militares, etc, son conocidos como “Los inmortales”.

En su mente está grabado el día que vistió por primera vez el traje verde que identifica a los integrantes de la Academia Francesa. “Me sentía muy digno, muy honrado. En la ceremonia participaron soldados de la guardia republicana que presentaron sus armas”, rememora.

El autor de obras como “Le poivre de Caïnne” y “Le sacrifique du borreau” visita frecuentemente la tierra de su padre, en especial la isla de Contadora, donde se hospeda en la casa de su amigo el coleccionista de arte José Félix Llopis. “Panamá es el puente del mundo. Posee una posición geográfica excepcional, realmente única”, precisa.