Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Cultura

Tips de moda

Siguen de moda los famosos leggins, esas calzas o chicles tipo medias de danza que resaltan tan bellamente las piernas. Las vemos debajo...

Siguen de moda los famosos leggins, esas calzas o chicles tipo medias de danza que resaltan tan bellamente las piernas. Las vemos debajo de minis demasiado cortas como para usarlas solas, las vemos con lindas blusas de corte ancho, sedoso o vaporoso, las vemos con tops a la cintura.

De todas las modas de los últimos años, ésta por fin le hace justicia a las piernas delgadas, pues al tener el corte a media pantorrilla o a los tobillos, ensancha visualmente y da un bello torneado a piernas y/o tobillos usualmente muy delgados y sin forma, según sus dueñas.

También permite llevar minis sin pecar de too much, ya que la base del leggin le da un toque juvenil y sport a esta controversial faldita.

La manera más linda de llevarlos, sea como sea que se accesoricen, es con flats: zapatos bajos, sean zapatillas, chancletas coquetas, sandalias sin tacón.

Por otra parte, la forma más sexy de lucir los leggins es utilizando sandalias altas, tacón stiletto y tiras estilizadas.

Si bien el leggin negro es el universalmente preferido, los hay también estampados, a rayas, con aplicaciones, encajes, entre otros.

Es una manera divertida de vestirse y muy cómoda, pero cuidado si se tiene exceso de peso, piernas cortas o muy fuertes o gruesas. Si este es su caso, mejor prefiera el leggin negro, combínelo con una faldita recta, nada con mucho vuelo, y que el calzado sea simple, sin muchas tiras en los tobillos.

El bolso y su imagen hoy en día

Todavía recuerdo, hace ya casi 20 años, lo que significaba tener un bolso de Paloma Picasso. El día anterior sólo necesitabas combinar calzado, cinturón y bolso, los cuales eran siempre negro o marrón.

Estos bellos objetos de deseo con su sello en X plateada lo eran todo: glamour, status, actualidad. Es cierto que ya la Kelly y la Birkin* existían, pero en el limitado mundo de la realeza y jet set europeos y americanos, para quienes Hermés era el pan de cada día.

En fin, hoy en día, cuando los accesorios tienen su propio código y encanto, donde las marcas más renombradas afincan sus esperanzas de expansión, los bolsos reinan absolutamente.

Después de casi un lustro de bolsos de nylon de Prada a precios escandalosos, las marcas retornaron a la fabricación de piezas realmente exquisitas, obras de diseño de un gusto impecable y excelente calidad.

Por lo anterior, tenemos hoy en día marcas que fabrican bolsos de revista como Dior, Chanel, Vuitton, Loewe, Prada (esta vez en materiales nobles); bolsos de perfecto gusto como Carolina Herrera, Bottega Veneta; de líneas elementales como Kate Spade, etc., etc., etc.

La fiebre del bolso ha traspasado las fronteras de las celebraciones sociales, hoy en día los carritos que se cruzan en los pasillos del supermercado llevan a cuestas las miradas furtivas de sus dueñas, que observan el bolso de la otra, y admiran, comparan, desean.

Y es que es eso en lo que se han convertido los bolsos: en termómetros de lo que es la moda, la personalidad, el status de quienes los portan con orgullo como trofeos.

Por nuestra parte, nos limitamos a decir ¡cuidado! No vaya a haber más dinero invertido en el bolso que lo que tenemos disponible dentro de él.

*Los bolsos Kelly (por Grace Kelly, princesa de Mónaco) y Birkin (por la actriz inglesa Jane Birkin) de Hermés.