Temas Especiales

28 de May de 2020

Cultura

¿Dónde están nuestros héroes?

H ace unos días durante una filmación, dirigía la campaña de incidencia política de Marviva, Voz y Voto, estuve entrevistando a una seño...

H ace unos días durante una filmación, dirigía la campaña de incidencia política de Marviva, Voz y Voto, estuve entrevistando a una señora a la que siempre he admirado desde lejos. A ella le dicen Maui, se llama Manuela St. Malo y es la directora de la escuela de mi hija.

Durante la filmación me comentó la necesidad de tener héroes, lo cual me llevó a la reflexión y a la búsqueda exhaustiva de un héroe.

Una semana después, aún me encontraba en la búsqueda de un héroe en Panamá. Encontré varios, pero ninguno político, uno que realmente yo hubiese podido decir, ese es, ese es el líder que representa mi ideología y la generación del siglo 21.

Mis ideologías son básicas, son basadas en el sentido común, en la lógica. En principio es social y agrupa un pensamiento incrédulo cuando percibo que somos uno de los países peor representados en la distribución de riquezas, eso significa que la riqueza está muy mal repartida. Me asombra leer este tipo de estadísticas, siendo Panamá un país donde la economía es un ¡BOOM, un éxito! En cierto modo me asusta.

Tengo la impresión de que tenemos que meterle un chip nuevo a todos nuestros gobernantes y miembros de la sociedad empresarial de nuestro país. Los conozco casi a todos y en la mayoría de los casos son personas responsables, inteligentes, y la verdad, buena gente.

En nuestro país existen grandes fortunas; sin embargo, no hay grandes filántropos. Reto a cualquiera de ellos a que se transforme en un filántropo y estoy segura de que las energías del universo y el karma multiplicarían sus fortunas.

No voy a mencionar nombres, ellos saben quiénes son, son los líderes de nuestro país. Pero todos se tienen que montar en el bus del siglo 21, donde las tendencias de liderazgo están cambiando drásticamente debido al interés del joven en tener más oportunidades, ya sean educativas o culturales.

La nueva generación es también mucho más consciente de nuestros recursos naturales y de la preservación de los mismos. Exigen participación ciudadana y un sistema democrático.

Se puede decir que es la generación más fuerte que hemos tenido en mucho tiempo porque su revolución no se lucha con armas ni violencia, se lucha a través de las redes sociales como Facebook, YouTube y Twitter. Su arma es la información al instante que les brinda Wikipedia y Google.

Y sus exigencias son inclusión, derechos humanos y una mejor educación; conservar el medio ambiente es la base de sus pensamientos.

Entienden el mensaje de la sostenibilidad, el mensaje de energía renovable y lo vociferan a los cuatro vientos a través de las redes sociales, en donde con pulsar un botón llegan a 30 mil personas en 2 minutos.

Lo pudimos ver en las recientes elecciones de Colombia, que fueron muy emocionantes. Después de que la Corte Suprema de Justicia le negara la reelección a Uribe, uno de los presidentes más populares de toda la historia de ese país, él eligió a Juan Manuel Santos prácticamente de a dedo para ser el candidato a la presidencia de su partido.

Y aun así, Antanas Mockus con Sergio Fajardo revolucionaron las elecciones. Los jóvenes fueron los impulsores de este movimiento, les dieron otra opción al electorado y rompieron con los partidos tradicionales.

El Partido Verde fue la otra opción y, aunque no haya ganado en la primera ronda, creo que cumplieron con un reto importante, ¡demostrar que queremos otro tipo de líderes!

Se dice por allí que el 60% del voto es joven, y que tienen una gran ingerencia en las elecciones, les digo a los próximos aspirantes a la silla presidencial que vayan investigando las ideologías y las tendencias de estos.

Les puedo asegurar que de base está lo social, la educación-cultura, y el medio ambiente y enfocado en crear una economía basada en el desarrollo sostenible: claramente puntos y cualidades del líder del siglo 21.

Estoy en busca de un líder político que no quiera aprovecharse económica ni políticamente de su posición. ¿Alguien me puede decir dónde está?