Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Cultura

Regalos para celebrar la vida

ovida por la fuerza del perdón que encontró en ‘Sobrevivir para contarla’ – la historia de Immaculee Ilibagiza sobreviviente del genoci...

ovida por la fuerza del perdón que encontró en ‘Sobrevivir para contarla’ – la historia de Immaculee Ilibagiza sobreviviente del genocidio de los años 90 en Ruanda – María Inés de Berrocal embarcó a su prima Mercedes Arias en una aventura que comenzó con el deseo de compartir con los demás lo que ellas habían recibido de este relato y que se concretará el próximo miércoles 29 con la apertura de ‘Flor de Lis’, una tienda poco convencional de regalos, que ‘conmemoren los momentos especiales y la vida en sí’, como afirman sus propietarias.

LAS MOTIVACIONES

María Inés compró el libro la navidad pasada en Boston (EE. UU.) y la conmovió tanto que se lo regaló a ‘todo el mundo y a todos les encantó’, recuerda. ‘Entonces me puse a pensar que si yo con solo un libro causé tanto impacto, cómo podría impactar con una tienda para hacer regalos con sentido’, dice y agrega que siempre quiso tener un negocio como éste y que Mercedes – su socia – la ayudó a hacerlo realidad.

Ambas de común acuerdo, decidieron bautizar el nuevo emprendimiento con el nombre de Flor de Lis por el simbolismo que ésta tiene en la iconografía católica. Este lirio de tres pétalos, ‘se utiliza en la representación de la Trinidad, también se considera un símbolo mariano además de ser uno de los atributos con que se representa a San José’, según reza una reseña sobre el significado. ‘El simbolismo de la flor de lis es tan significativo que ya cuando se traduce la primera biblia al latín, se diseña con esta flor en la portada’ agrega la explicación. Y cuenta también que al ser incorporada a los escudos de los monarcas europeos se convirtió en un popular escudo heráldico.

LA NUEVA PROPUESTA

Ubicada en la calle 71 de San Francisco, el pequeño almacén de dos pisos, exhibe en la planta baja todo tipo de artículos para regalar donde predominan, sin embargo, los de tipo religioso. Es que ambas propietarias son católicas y creen que no sólo se trata de un negocio sino que están haciendo un apostolado que consiste en ‘llegarle a mucha gente para que sienta la paz y el amor de Dios’, como cree Mercedes. Por eso, inicialmente programada para abrir el pasado 8 de septiembre, día de Santa María la Antigua, se inaugurará en otra fecha importante para los católicos, el Día de los Arcángeles San Miguel y San Gabriel.

Un patio interno lleno de plantas servirá para pequeñas reuniones, charlas o para leer un rato alejado del ajetreo diario, mientras que en la planta alta se ha instalado una pequeña capilla que está abierta a quien necesite momentos de recogimiento o quiera encontrarse consigo mismo. Algo completamente inédito en Panamá donde ninguna tienda o librería tiene un área para este propósito.

Pero además de los artículos religiosos como rosarios, escapularios, imágenes de vírgenes y santos, ‘Flor de Lis’ ofrece a sus clientes y a quienes la visiten, libros de autoayuda, crecimiento personal, relaciones interpersonales y formación cristiana con títulos como ‘El dilema del divorcio’, ‘Mujer decide lo mejor’, ‘Mujer apriétate el cinturón’, entre otros.

Artículos para bebé, artesanías de distintos países - como las famosas matrushkas rusas - y miel de abejas embotellada por las Hermanas Dominicas de la Presentación, completan la oferta de la tienda.

REGALOS CON ALMA

Para María Inés y Mercedes es importante que los regalos signifiquen algo, que tengan un mensaje, una historia del porqué alguien hizo ese regalo. ‘Por ejemplo los paraguas, que lindo obsequiarlos con un mensaje que diga ’Usa hoy tu paraguas porque tengo que regar las flores, Dios’ o ponerles pensamientos de la Biblia’, dice Mercedes. ‘O ’Cristo es la luz del mundo’ en las luces nocturnas para los cuartos de los bebés’, acota María Inés.

Mercedes, comunicadora de profesión, explica que ‘es otra manera en que me permito comunicar y tocar a la gente que no conozco y llevarle el amor de Dios’.

‘Yo espero que haya mucha receptividad’, dice María Inés con un poco de candor y un mucho de esperanza. ‘Yo solo quería que se hiciera realidad, no tenemos siquiera un plan de ventas, es un logro que esperamos que funcione y que no vayamos a quebrar’, agrega al mismo tiempo que invita a la gente a compartir esta experiencia con ellas.