Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Cultura

El origen del zen

La decoración zen se puede resumir en tres palabras: armonía, equilibrio y simplicidad. Un espacio ideal para la meditación y la reflexi...

La decoración zen se puede resumir en tres palabras: armonía, equilibrio y simplicidad. Un espacio ideal para la meditación y la reflexión que consiste en la oportunidad de ver la vida de una manera distinta reflejada en el entorno decorativo. ¿Pero sabe usted cuál es el verdadero origen del zen? Lo primero que hay que recalcar es que este estilo oriental va acompañado de una multitud de enseñanzas con algunas modificaciones, pero conservando la misma esencia en los tiempos modernos.

La decoradora de interiores Iraiza García De Paredes sostiene que el principio y origen del zen proviene de la filosofía de la vida y enseñanzas de Ben el siglo VI a.C., hasta tradiciones espirituales del hinduismo recogidas en Los Vedas.

El zen alcanza su expresión definitiva en Japón a mediados del siglo XIII, influyendo profundamente en la mentalidad y las costumbres de la cultura tradicional japonesa y una forma de vida típicamente en esta región. Esta filosofía se orienta hacia la búsqueda de armonía y la iluminación, mediante la paz interior y las acciones simples.

En las últimas décadas del siglo XX, el zen toma adeptos en occidente, causando efecto en su decoración y arquitectura. Los aspectos de esta corriente se fueron popularizando hacia otros continentes llegando a Europa por medio de costumbres y prácticas muy establecidas en Oriente como las artes marciales, los jardines japoneses o el arreglo floral como un movimiento estético. Lo que más llamaba la atención de artistas era la gran pureza estética y la profundidad de muchas de sus enseñanzas.

Algunas personalidades del zen son, por ejemplo, el maestro Taisen Deshimaru, quien hizo que en Occidente se pudiera acceder a la práctica real, ya que fue el primero en presentar una visión global del zen en Europa. Otro maestro fue Kodo Sawaki, quien ha pasado a la historia como el gran reformador moderno de esta filosofía. Es importante destacar que su mensaje ha perdurado hasta nuestros días debido a su significado universal, gracias a su pureza estética y la profundidad de sus enseñanzas.