Temas Especiales

29 de May de 2020

Cultura

El libro del ‘Fat’ Memorias de un periodista

PANAMÁ. Cuando el escritor panameño radicado en México Roberto Fernández Iglesias asistía a clases en la Universidad de Panamá, uno de s...

PANAMÁ. Cuando el escritor panameño radicado en México Roberto Fernández Iglesias asistía a clases en la Universidad de Panamá, uno de sus profesores acostumbraba a recordarle sus raíces familiares. ‘Hombre, si su padre es Arquimedes ‘Fat’ Fernández, usted es un literato porque él es un hombre de la literatura. Ese señor no sabía que la única cosa que me enseñó en la vida fue que el periodismo escrito es parte del quehacer literario’, argumentaba el docente.

Según Iglesias, que el fin de semana pasado participó como jurado en el Concurso Nacional de Oratoria Cable & Wireless Panamá- Caja de Ahorros- Meduca 2010, el ‘Fat’ Fernández fue un gran lector, ‘a pesar de que con trabajo pudo finalizar la primaria por cuestiones económicas’.

El poeta y cuentista comenta que de su progenitor le quedó ‘una enseñanza muy mala, la de trabajar mucho’. ‘De repente me encontré laborando 16, 18 horas diarias como mi papá’, recalca el autor que lleva aproximadamente 48 años viviendo en México, país al que asegura arribó como turista. ‘Allá un amigo mío del Instituto Nacional de Bellas Artes me ofreció trabajar con él’, recuerda quien en el año de 1973 obtuvo el primer lugar con un ‘libro que no tiene puntuación, es verso libre, sin límite de tiempo y sin árbitro, como la lucha libre’.

El poemario galardonado por el Instituto Nacional de Cultura (INAC) en aquella versión del premio literario recibe el nombre de ‘Canciones retorcidas’.

El autor de 69 años recuerda que ‘lo primero que publiqué en mi vida fue una crítica a la novela ‘Los santos van al infierno’, que hablaba sobre los curas obreros en Francia, de un autor que hoy nadie lee’.

La reseña literaria fue publicada en una revista que se editaba en la escuela a la que el escritor asistió durante su estancia de cinco años en Nicaragua.

El poeta trotamundos reside actualmente en la ciudad de Toluca, ubicada a 40 millas de la capital mexicana. ‘Más bien he vivido en la carretera entre Toluca y la ciudad de México’, comenta con un humor cargado de ironía.

‘Allá en el pueblo me acusan de ser el gran vanguardista. Me preguntan que si escribo acerca de Panamá. Yo escribo además de sitios donde nunca he estado y quisiera estar. Tengo nostalgia de lo que no he vivido. Más cabanga me da lo que no voy a vivir’, indica.

A lo largo de su carrera literaria ha publicado aproximadamente nueve obras, incluyendo un libro con notas críticas de textos literarios.

Iglesias se muestra bastante modesto a la hora de referirse a su obra lírica. ‘En México existe un poeta llamado Efraím Huerta. Él decía que era un vate de segunda en un país del tercer mundo. Yo no sé qué sería lo que yo diría en mi caso, que tal vez soy un poeta de tercera en un país del cuarto mundo’, precisa.

Antes de su participación en el Concurso Nacional de Oratoria Cable & Wireless Panamá- Caja de Ahorros- Meduca 2010, cuya final se realizó el domingo pasado, Iglesias había fungido como jurado en concursos literarios y de periodismo. Esta es la primera vez que realiza la labor de jurado en su tierra natal y en un certamen de oratoria.

‘Una vez me comentaron que me iban a invitar para ser jurado del ‘Ricardo Miró’, pero como yo vivo aquí. Si tú me invitas a Panamá me tienes que pagar pasaje y, por lo menos, un sitio donde dormir. Si yo tuviera cómo pagarlo mejor vendría para los carnavales’, bromea el cuentista.

EL ANECDOTARIO DE UN PERIODISTA

Iglesias, que además de su quehacer literario trabaja en la editorial mexicana TunAstral, planea publicar el año entrante ‘el único libro que ‘Fat’ Fernández escribió en su vida y que está inédito’.

Define la obra de su padre como ‘una especie de anecdotario, con memorias y reflexiones acerca del trabajo de un periodista de a pie’.

Su intención es presentar el texto en la próxima Feria Internacional del Libro de Panamá, en el 2011. La cita literaria tendrá como país invitado de honor a la República Dominicana.

‘Cuando la gente quiere hablar mal de la literatura dice que es periodismo, cuando quieren hablar bien del periodismo dicen que es literatura. En realidad, todo es escritura’, puntualiza.