Temas Especiales

30 de May de 2020

Cultura

A poner el pesebre

En época! navideña se acostumbra decorar la vivienda con adornos alusivos a la fecha. Pero hay un adorno que cobra mayor protagonismo y...

En época!< navideña se acostumbra decorar la vivienda con adornos alusivos a la fecha. Pero hay un adorno que cobra mayor protagonismo y que simplemente no puede faltar y ese es el nacimiento o pesebre. Esta linda representación del nacimiento del niño Jesús es, en la mayoría de los casos, el centro de atención. El nacimiento es una manifestación cristiana de fe que tiene mucho significado, pues representa el contexto en el que el Hijo de Dios vino al mundo.

Las figuras principales son l a Sagrada Familia: José, María y el niño Jesús. Pero puede incluir más personajes dentro de esta escena. Normalmente se ubica dentro de la sala, en un ambiente familiar.

¿CÓMO SE HACE?

Algunos reconstruyen una pequeña ciudad que represente toda la nación. Con mucha paciencia puede lograr ese objetivo.

Sin embargo, para decorar el nacimiento de la familia básica es esencial que tenga mucha imaginación y creatividad, puesto que no hay modelos fijos. Estos variarán de acuerdo con el espacio que se le pueda dar en casa, ya que hay más elementos característicos de estas fechas como el arbolito navideño.

Normalmente se toma de base una choza para ejemplificar este contexto; sin embargo, todos sabemos que el verdadero lugar fue un establo. Por ello, ya conocemos cuales serán los demás elementos dentro del nacimiento: animales de granja.

ALGO SENCILLO

La decoración de un nacimiento de cinco elementos involucra a José, María, el niño Jesús, un burro y un buey.

No obstante, podemos agregarle ovejas e incluso volar con la imaginación y agregar imágenes, paisajes y casas.

Por otro lado, también tenemos otros personajes como los Reyes Magos, que pueden ubicarse sobre sus camellos trayendo las ofrendas o ‘caminando’.

Los otros elementos de decoración son la paja característica de un establo que normalmente es vendida en esas épocas en distintos establecimientos, flores, pastores, tejas de chozas, campanas y otros animalitos.

Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de la estrella de Belén, astro que anunció al mundo la llegada del Hijo de Dios y que permitió que humildes pastores y reyes orientales fueran a adorarlo.