Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Cultura

La Suerte del conejo

China, una cultura llena de tradiciones y contrastes que engalanan a su gente y resaltan en el mundo entero, celebra sus 4 mil 709 años ...

China, una cultura llena de tradiciones y contrastes que engalanan a su gente y resaltan en el mundo entero, celebra sus 4 mil 709 años junto al conejo.

Este es un animal vinculado a la fertilidad, la suerte y la longevidad, símbolo de madre y moral que traerá mucha suerte a los orientales que para la fecha limpian sus casas para quitar todo lo negativo que haya en él, para que el año entrante sea de abundante prosperidad, sin tocar las escobas tras festejar, pues eso les puede traer muy mala suerte.

Lo que cuenta la leyenda del conejo

Según la historia, el horóscopo chino se basa en la leyenda del Emperador de Jade, cuando decidió invitar a un banquete a todos los animales con motivo de escoger a los agraciados que representarían los signos del zodiaco chino.

El Emperador le concedió la tarea a La Rata, para que invitara a los animales. La Rata era muy audaz, así que engañó al gato para que se equivocara de fecha y se presentara al día siguiente, motivo que lo llevó a quedarse sin año.

Esa mala jugada por parte de la rata, creó una enemistad por siempre, sin embargo, resulta muy curioso que en el horóscopo vietnamita, si aparece el gato y no el conejo o liebre, quien ganó el cuarto lugar por su habilidad de dar saltos, pues, estuvo a punto de hundirse en un río de no ser por un tronco de madera, que le sirvió para saltar y llegar a la orilla.

Los conejos tiene agilidad para brincar obstáculos, por eso los nacidos bajo este signo son muy agraciados.

Del otro lado del mundo

En estos momentos, mientras América continúa con días normales, en China hay fiesta, alegría y regocijo. Para ello es un tiempo de renovación, hora de visitar a sus familiares y dar obsequios envueltos en rojo, un color que simboliza la suerte. Sus celebraciones son sin igual, engalanando los cielos con miles de fuegos artificiales que resaltan los colores y diseños en los vidrios de los enormes edificios.

Así sea que solo se encuentren cinco de ellos en alguna región del mundo ajena a sus milenarias tierras, las tradiciones las siguen al pie de la letra, tanto así que él que nunca ha visitado China, se siente en él.

Comunidad China en Panamá

Los chinos conforman un cinco por ciento de la población panameña. Ellos llegaron a formar colonias en Panamá durante la segunda mitad del siglo XIX, arribando el primer grupo el 30 de marzo de 1854 procedentes de Canadá y Jamaica para empezar a trabajar en la construcción del Ferrocarril de Panamá, tomando así protagonismo en la historia panameña.

Para el siglo XX, ya tenían un papel elemental en diferentes sectores de la economía, siendo propietarios de más de 600 tiendas de venta al detal, haciendo que gran parte de los panameños dependiera de sus comercios para poder tomar provisiones.

Los emigrantes enfrentan grandes retos en un país extranjero, al cual los chinos no pudieron escapar cuando en 1903, se incluye una ley que los declara como "ciudadanos indeseables", un impuesto individual en 1913, y una ley en 1928 que les exigía presentar una petición especial para convertirse en ciudadanos panameños, además de la revocatoria de sus ciudadanías bajo la Constitución de 1941 promulgada por Arnulfo Arias. Para alivio de muchos, sus ciudadanías fueron restauradas en 1946, bajo la nueva Constitución que declaraba que todo aquel nacido en tierra panameña, era ciudadano del pequeño Istmo.

Agenda en el Istmo

La Asociación China iniciará la gran fiesta con presentaciones artísticas en el Barrio Chino desde las 8 de la mañana con danzas que luego la trasladarán a las 10 de la mañana al centro comercial El Dorado. Sergio Lay invita a todos los nacionales y extranjeros a conocer las tradiciones del pueblo chino desde el mediodía de mañana 3 hasta el viernes 4 de febrero en el Figali Convention Center, donde tendrán shows dentro de un ambiente de feria.

Al llegar la noche del 4 de febrero, la clausura consistirá en elevar al cielo muchos fuegos artificiales que promete ser del agrado de los visitantes.