Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Cultura

Cultura y desarrollo Primer encuentro nacional

PENONOMÉ. Más de ciento 20 personas que se hacen llamar gestores culturales crean una nueva fuerza en el país. Entre ellos, abogados, po...

PENONOMÉ. Más de ciento 20 personas que se hacen llamar gestores culturales crean una nueva fuerza en el país. Entre ellos, abogados, poetas, arquitectos, psicólogos, pintores, escritores, bailarinas y folcloristas. Aunque de profesiones distintas, todos tienen un fin común, promover la cultura en todas sus expresiones.

El proyecto I+D en cultura, a través del diplomado ‘Cultura y Desarrollo’, hizo posible que por primera vez en la historia de la cultura panameña todos los antes mencionados se congregaran en un solo lugar. En medio de discusiones, talleres y hasta diferencias, buscaban la vía para el acrisolamiento de sus sueños.

Aquel recinto de la sede de la Universidad Tecnológica de Panamá en Penonomé parecía quedarse pequeño para los sustentos que se hacían en su interior. Es que Alexandra Schjelderup, promotora de la actividad, no previó la magnitud del movimiento que impulsaba.

CULTURA PARA GOBERNAR

Aquí no hubo cierres de calles como los del Suntracs, ni folclóricas protestas como la de los jubilados; lo que sí dejó claro el gremio de gestores culturales, en su Primer Encuentro Nacional, es que quieren que los tomadores de decisiones del país los escuchen y consideren sus aportes.

Pero se preguntarán ¿por qué tanta bulla por la cultura? Aunque parezca un tanto bucólica la consigna de estos personajes, lo cierto es que la cultura puede servir para combatir la violencia, el analfabetismo, entre otras deficiencias. El catedrático méxicano José Antonio Mc Gregor —uno de los expositores— ha comprobado que ésta es más efectiva que el reforzamiento de la Fuerza Pública con armamento.

No obstante, para que se creen políticas públicas a favor de la cultura, deben ser presentados proyectos claros y sustentables.

Para esta finalidad, los representantes de diversos sectores se estuvieron preparando por más de 10 meses con el diplomado mencionado. Expertos en gestión cultural, con experiencia en varios países, fueron los formadores. Desde la incidencia económica hasta la creación de políticas culturales fueron parte de los conocimientos que adquirieron.

CREACIÓN DE UN MINISTERIO

Durante los cinco días que estuvieron reunidas estas más de 100 personas, muchos hablaron de la necesidad de elevar el Instituto Nacional de Cultura (INAC) a ministerio, pero para esto se requiere de la creación de una ley de cultura. Mas la directora general del INAC, María Eugenia Herrera de Victoria —quien participó del cierre del Congreso— considera que la institución a su mando no está mal. Herrera, aunque no se opone a las propuestas de los gestores, reflexiona que todavía falta ordenar muchos aspectos administrativos, por lo que apoya más la instauración de una autoridad.

‘Para crear la industria cultural se necesita tener agilidad financiera y crear autogestión’, explicó la titular del INAC a La Estrella.

HÉROES SIN SUPERPODERES

Entre utopías que van cruzando la línea a la realidad, el futuro para la cultura se vislumbra prometedor. Manuel Quintero, economista, observa ‘el proyecto I+D como una herramienta muy importante para comenzar a crear procesos para que la cultura sea un instrumento transversal y que represente a todas las entidades que están dentro del país’.

Así como este economista, en este encuentro hubo abogados, periodistas, arquitectos y otros profesionales —que podría parecer que no tienen nada que ver con gestión cultural—. Ellos se autobautizaron como los rebeldes de sus gremios. Los que no ven la arquitectura, la economía y las leyes como el resto de sus colegas. Como ellos hay cientos más, con historias en las que la varita mágica es la cultura.

EL RETO

Como se mencionó antes, Alexandra Schjelderup fue la gestora de I+D en Cultura, proyecto patrocinado por la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), el Programa de Capacitación para el Desarrollo en el sector Cultural, el Instituto Nacional de Cultura (INAC) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Esta dama cree que el principal reto es no dejar caer lo que han empezado.

La cultura es un instrumento por el cual se puede educar y, por ende, llevar bienestar a toda la sociedad.

Bien lo explicaron Clara Mónica Zapata —de Colombia— y Gerardo Neugovsen —de Argentina—, al plantear cómo el proceso cultural le puede cambiar el rostro a una persona, a un pueblo y a una nación.