Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Cultura

Erótico Caribe

E mainsta antología sobre el erotismo en el Caribe es un acierto de las editoras Palmer Adisa y Weir-Soley con la que han reunido a escr...

E mainsta antología sobre el erotismo en el Caribe es un acierto de las editoras Palmer Adisa y Weir-Soley con la que han reunido a escritores y académicos de la región. Si bien la mayoría de las autoras y autores provienen de las islas de habla inglesa, también los hay aquellos que provienen del Caribe tanto insular como continental hispano y francés, dándole así a esta antología una mirada caleidoscópica, variada y enriquecedora. Acostumbrados a ver el Caribe a través de los lentes del turismo, donde la sexualidad sugerida o directa ha sido integrada o distorsionada por las referencias mediáticas en la reproducción ampliada de la industria del entretenimiento, esta antología sobre el erotismo nos muestra un Caribe inmerso en la diversidad de sus prácticas amorosas, eróticas y sexuales. El ensayo de la jamaicana-americana Audry Lorde, "Los usos de lo erótico: lo erótico como poder", nos revela mucho sobre el espíritu que sostiene a esta antología: "The very word erotic comes from the Greek word eros, the personification of love in all its aspects". Para esta autora, lo que diferencia la pornografía del erotismo es que lo primero enfatiza la sensación sin el sentimiento. Y con el erotismo se inserta el espíritu, el sentimiento y el amor en el acto de compartir todos los aspectos de la vida humana. En efecto, las editoras Palmer Adisa y Weir-Soley, que abren esta antología con dos ensayos suyos, introduciéndonos en este complejo, múltiple y no menos excitante mundo caribeño del erotismo, clasificaron los textos en tres géneros: poesía, prosa y ensayo. Entre otros autores con excelentes contribuciones, encontramos en poesía a la cubana Nancy Morejón, al barbadiense-trinidense Christian Campbel y a la puertorriqueña Linda María Rodríguez Guglielmoni; en prosa a la haitiana Edwidge Danticat y al jamaicano Geoffry Philp; en ensayo a la misma editora, Weir-Soley, sobre el mito, la espiritualidad y el poder de lo erótico, y a Carole Boyce Davies que nos seduce con un hermoso ensayo sobre su madre, el erotismo y la libertad, mostrándonos con cierta nostalgia lo que se ha perdido y es necesario recuperar: ¿cómo llevar con más dulzura nuestras vidas? Caribbean Erotic es, definitivamente, un libro lleno de erotismo caribeño, una de las antologías más inteligente, crítica y dulce que nos ha tocado leer en años.