Temas del día

29 de Feb de 2020

Cultura

¡Maravilloso! entrEgó su corazón

PANAMÁ. La voz de Raphael es la misma que la de hace 30 años. ‘El Monstruo de la canción’ rugió e hizo temblar las paredes del Anayansi ...

PANAMÁ. La voz de Raphael es la misma que la de hace 30 años. ‘El Monstruo de la canción’ rugió e hizo temblar las paredes del Anayansi durante dos horas de recital el martes por la noche. ‘Voy a retrasar mi partida’, fueron las primeras palabras que profirió a su público, la mayoría personas de la tercera edad que clavaban sus miradas en el vestido negro del español.

Justo cuando el pulso marcaba las 9:00 p.m., la banda de ocho músicos lo puso a cantar ‘Mi gran noche’. Seguido, los asistentes empezaron a conectarse; moviendo sus cabezas de un lado a otro corearon ‘¿Qué pasará?’ A pesar de los intensos aplausos, ‘El divo de Linares’ continuó. En esta ocasión mencionó que la siguiente canción pertenecía a la joya de su corona: ‘Digan lo que digan...’ ‘Más dicha que dolor hay en el mundo, más flores en la tierra que rocas en el mar’ se escuchó a una sola voz dentro del recinto al que entraron pagando más de mil 200 personas.

EL SET DE GARDEL

Pasada media hora de romanticismo, las luces se atenuaron. Al fondo del escenario se dibujó un camino de piedras y el artista de 67 años se ajustó un saco blanco. Al escenario se agregó una barra de bar, una radio de los años 30, un vaso y una botella de whisky. ‘Te amo’ gritó una señora que junto con su pareja e hijos disfrutaban de la función. Puesto su sombrero (como los de los bohemios), Raphael brindó un ramillete de temas clásicos de tango, sobre todo los que inmortalizó Carlos Gardel. Hizo recordar ‘El Zorzal Criollo’ con el popular corte ‘Caminito’ donde cautivó, además, con su habilidad para bailar y su gran capacidad para comunicarse con los brazos.

La velada prosiguió con ‘A media luz’ y ‘Si yo tuviera el corazón’. Sentado sobre una silla, junto a la barra, mencionó ‘esta radio es de la época en que yo no había nacido’, sonrió. La encendió, la voz que se escuchó del aparato aceleró el corazón de varios e hizo brotar lágrimas y sonrisas de muchos rostros. Sí, el set de tango fue el más contagioso y emotivo. Curioso detalle cuando Raphael cantó ‘Volver’, ya que intercaló trozos de la canción con la voz del propio Gardel que se escuchaba del artefacto marrón. Al finalizar la pieza, nadie se atrevió a quedarse sentado en su butaca para aplaudir. Pasadas las 11:00 p.m. presentó uno a uno a los músicos que lo acompañan en el tour Te llevo en el corazón.

NOCHE DE ORO

Miguel Rafael Martos Sánchez, verdadero nombre del cantor, no podía irse sin hacer delirar a sus seguidores. La paciencia de estos la premió con ‘Sin Laura’, ‘Yo soy aquel’, ‘Toco madera’, ‘Cierro mis ojos’, ‘Ave María’ y ‘Estar enamorado’. Raphael se llevó consigo una cantidad de aplausos jamás vista. A la salida lo único que quedó fue la abundante escarcha que ‘El Carnaval de la City’ esparció por todo Atlapa para la escogencia de su reina. ¡Ahhh! también hay un montón de restos de carros alegóricos y materiales que se utilizaron para esas fiestas abandonados en la parte trasera del sitio.