16 de Ago de 2022

Cultura

Una obra teatral plena de verdad

PANAMÁ. Fuerza y realidad: son las dos palabras que caracterizan la obra de teatro ‘Nora’, presentada en el marco del Festival Interuniv...

PANAMÁ. Fuerza y realidad: son las dos palabras que caracterizan la obra de teatro ‘Nora’, presentada en el marco del Festival Interuniversitario Centroaméricano de la Cultura y el Arte; en la Universidad de Panamá, celebrado del 31 de marzo al 2 de abril.

Interpretada por jóvenes salvadoreños del taller de actuación y drama de la Universidad Nacional de El Salvador.

La obra de teatro está basada en el texto con el mismo nombre, del escritor mexicano Emilio Carballido que narra la historia de una mujer como tantas de nuestra Centroamérica: joven, pobre, con muchos hijos, sin trabajo y dependiente de un esposo.

La diferencia entre el guión original y la adaptación teatral es que ellos hicieron de esta una obra colectiva, con muchos personajes y en donde cada uno de ellos sufren los fenómenos que afectan hoy a nuestra región.

Cada personaje se encarga de entrelazarse entre uno y otro, cada uno de ellos es sometido a la violencia doméstica, el alcoholismo, el machismo, el abuso sexual, el desempleo, el pandillerismo y la prostitución.

En un escenario que contaba solo con sus actores, los cuáles no salían de atrás del telón, sino de entre elpúblico, en ningún momento se sintió un vacío, ni una laguna mental por parte de los mismos, ya que como nos explicó Francisco Borja, director de la producción teatral, ‘la obra fue solo leída y discutida por sus actores, ellos mismos lograron adaptarla colectivamente, sin memorizar un guión’.

Aunque los diálogos en escena son improvisados y solo fueron planificadas las entradas y salidas; lograron enternecer, hacer reír y estremecer al público durante una hora y media.

‘Todo lo que relatan en la obra lo sienten realmente los muchachos, ya que son parte de la sociedad salvadoreña y ven cómo estos problemas cobran mayor protagonismo en nuestro país’, aseguró el director de la obra.

Lizania Cepeda, Denis Peña, Mónica Barrientos, Elizabeth Sicilia, Ingrid Flores, Rafael Méndez, Ismael Cerpas, Antonio Díaz y Katherine Zelaya fueron los 9 chicos de entre 18 y 23 años, estudiantes de distintas carreras dentro de la Universidad Nacional de El Salvador, que protagonizaron a los distintos personajes dentro de la obra.

Jóvenes que a través de la actuación analizan la actualidad salvadoreña enfatizando en la brecha existente entre ricos y pobres llegando a explicar desde su lugar cómo esta crea la marginación, ejemplo que bien podría trasladarse a la realidad panameña.

El teatro es utilizado por jóvenes universitarios como herramienta de crítica, protesta y como un instrumento de comunicación cultural.