28 de Oct de 2021

Cultura

Esencia de New York LO MÁS NUEVO

PANAMÁ. La perfumería siempre ha hecho girar cabezas y capturar miradas. Ahora, el mundo de la fragancia es quien se pondrá de cabeza. P...

PANAMÁ. La perfumería siempre ha hecho girar cabezas y capturar miradas. Ahora, el mundo de la fragancia es quien se pondrá de cabeza. Por primera vez en la historia de las fragancias, una gran y completamente desarrollada colección de fragancias fue lanzada como homenaje a una gran ciudad. El nombre de esta colección de fragancias es Bond No. 9 (que también es la dirección de la casa matriz en la calle 9na Bond, en Noho).

Esta colección, 28 aguas de perfume para mujeres, hombres y unisex, tiene una doble misión: Restaurar el arte de la perfumería, y marcar cada barrio de New York con un aroma propio. Cada fragancia representa una sensibilidad específica hacia un local de ‘uptown’, ‘downtown’, ‘midtown’, o hacia la ciudad entera. Con nuevos lanzamientos en las estaciones venideras, Bond No.9 impregnará la isla de Manhattan con aromas.

Mientras cada fragancia es única, las 28 comparten algo en común con la ciudad en donde fueron creadas: Tienen un lado atrevido.

De las más audaces, hasta las más impredecibles, todas comunican una valentía, una intrepidez, que captura, (así como en la botella de un genio), el espíritu no comprometedor de esta rápida, trabajadora, vivaz, grande en escala, y caleidoscópica ciudad.

Bond No. 9 es lo que sucede cuando una Francesa experta perfumera, Laurice Rahmé, ya residente de New York durante 25 años, vuelca su no comprometedora, crítica nariz a su ciudad adoptada. No pudo evitar sino dar a New York su propio conjunto de aromas. Impregnada en el arte de perfumería Francesa del siglo 20 (el jugo…….. la botella…… el empaque….. el tono), Rahmé ha olfateado la ciudad, y ha desarrollado una serie de aromas como poemas de tonos, el olor de los sueños, las aspiraciones, la mística, la energía y el espíritu de su casa adoptiva, la valiente e imponente metrópolis del siglo 21.

En ese espíritu, Rahmé le llama a su colección Bond No. 9 la parfumerie autrement (perfumería alternativa), o perfumería laissez-faire- perfumería de elección personal.