19 de Oct de 2021

Cultura

El Color de la Realeza

En las últimas semanas la atención de muchas mujeres románticas estuvo en los preparativos y la boda de la señorita Kate Middleton con e...

En las últimas semanas la atención de muchas mujeres románticas estuvo en los preparativos y la boda de la señorita Kate Middleton con el príncipe Guillermo de Inglaterra. Diana, la que hubiese sido su suegra, por cierto, llevó el proceso de la evolución de su look con una gracia increíble: sorprendió al mundo especializado y a los espectadores con vestidos y joyas, cortes de cabello y sorpresas como una memorable pieza de baile con John Travolta. Sin duda el look de las personas va muy ligado a su estado emocional y lo que está sucediendo en su vida en cierto momento. Algo que tienen todas las aspirantes en víspera de sus bodas con príncipes es que son bastante sobrias (y con toda regla viene una compleja y quizás hasta pelirroja excepción, léase Sarah Ferguson) y poco a poco, ya casadas y más relajadas, tienen tiempo para pensar en sobresalir, marcar tendencia, brillar con un estilo propio. Letizia de España es un claro ejemplo. Rania de Jordania, otro. Grace Kelly, sin duda. Máxima de Holanda también (aunque sigue siendo predecible). Buen gusto (Cristina de España) o mal gusto (su madre y su hermana), las mujeres de la realeza que nacieron dentro de ella sorprenden menos que las evolutivas e interesantes plebeyas que van poco a poco tomando un lugar en el seno familiar real. Diana no era plebeya, pero sin duda su bajo perfil la mantuvo tan protegida que las que sí lo son la siguen como un referente. Una regla de oro que todas parecen seguir es saber llamar la atención con líneas y diseños más que con color o patrones complejos; saben usar las joyas y explotan el look natural hasta donde su belleza lo permite, que en esta época, es bastante.