23 de Oct de 2021

Cultura

Las relaciones comprometidas

El mundo globalizado de hoy se mueve por medio de las relaciones. Se quiera o no, las relaciones humanas son importantes. Nos relaciona...

El mundo globalizado de hoy se mueve por medio de las relaciones. Se quiera o no, las relaciones humanas son importantes. Nos relacionamos en todo momento y en todo lugar. Vivir aislados es contraproducente.

Y se hace aún más difícil porque por medio de un solo click allí estás relacionándote con gente de otra parte del mundo por medio de la tecnología. Mal o bien te relacionas entre los miembros de tu familia, amistades, en la disco, entre compañeros del aula de clases, en el mundo laboral y hasta con los vecinos.

Pero, ¿qué sucede cuando la relación va más allá de lo esperado? Por ejemplo, si tienes un compromiso de hecho con tu esposa, esposo o con tu pareja y de repente las cosas no van nada bien. Se despierta en ti una gran inseguridad y por tanto es peligroso y explico.

En tu hogar no encuentras la satisfacción que como hombre y mujer debieras tener. Y, en el lugar de tu trabajo hay alguien que te mira y se te acerca y te calienta las orejas y que con el tiempo despierta cierto tipo de pasión que algunas veces se ha de convertir en un compromiso sentimental.

La mujer al entrar al mundo laboral ya pasó de ser la domestica del marido; ya no es aquella mujer sumisa que atiende a toda hora los quehaceres del hogar, las inquietudes de sus hijos. Ella ahora se debe al mundo exterior, al mundo de las relaciones con otros. Las hay quienes son fieles a su compromiso en el hogar pero, las hay que no son tan fieles.

En una encuesta reciente se dio a conocer que la mujer es tanto o más infiel que el hombre. Y, esto lo descubrí en un estudio realizado hace diez años. Lo mismo sucede con el hombre. La sociedad siempre va a encubrir al hombre en sus relaciones casuales fuera de su hogar. Y, esto indudablemente se debe al concepto del machismo muy arraigado entre los latinos.

La mujer tiende por los sentimientos de culpa, confesar su delito. El hombre aprende a que el silencio es su mejor aliado, solo si es descubierto, entonces las reglas del juego cambian.

Lo mejor y saludable es que las relaciones de compromiso entre un hombre y una mujer se consoliden en la búsqueda del amor sincero, así se evitan dolores de cabeza gratuitos.

PSICÓLOGA CLÍNICA Y SEXÓLOGA